Gente caminando por una calle completamente inundada a consecuencia de las intensas lluvias en la localidad de Valle de Chalco, en el estado de México, el 5 de febrero de 2010.

Al menos 27 muertos han provocado desde el miércoles las fuertes lluvias que cayeron en los estados del centro de México, diez de ellas el viernes por el deslizamiento de un cerro sobre una carretera que afectó al menos 20 automóviles, informaron las autoridades.

El desprendimiento cayó sobre un tramo de la carretera Toluca-Temascaltepec, donde las tareas de rescate proseguían al comenzar este sábado, según la Agencia Estatal de Seguridad. Dos de las víctimas fueron encontradas en automóviles y el resto se presume que eran peatones. Unos 20 vehículos podrían haber sufrido daños por el deslizamiento, que también mantiene cuatro comunidades incomunicadas, según el organismo.

En tanto en el estado de Michoacán (centro-oeste), se informó el viernes de la muerte de ocho personas, seis de ellas en el municipio de Ocampo y dos más en el vecino Angangueo por el deslizamiento de cerros cercanos sobre precarias viviendas, comentó a la AFP Jonathan Arredondo, portavoz de la Procuraduría (fiscalía) de Justicia regional. El portavoz no descartó que puedan aparecer más cadáveres en la zona este de Michoacán, donde las condiciones climáticas mejoraron el viernes.

Esas muertes se suman a otra siete ocurridas desde el miércoles, cinco de ellas de niños que fallecieron en Michoacán (centro-oeste) y dos menores más en el vecino estado de Guanajuato (centro).

El ejército encabeza las tareas de rescate en los cinco municipios declarados en estado de emergencia en este distrito, entre ellos Angangueo (unos 10.000 habitantes) y Ocampo (20.000 habitantes), donde se ubica el Santuario de la Mariposa Monarca. Ante la situación, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas anunció el cierre al menos hasta el lunes de dos de esos santuarios, frecuentados por turistas.

Una veintena de estados (de los 32 de México) también se han visto afectados por las intensas lluvias, que las autoridades consideran muy inusuales para un mes de febrero.

El presidente Felipe Calderón realizó el viernes un recorrido por un canal desbordado en Valle de Chalco (unos 330.000 habitantes), uno de los tres municipios del Estado de México (centro) que también fueron declarados en emergencia.

Por su parte, la superpoblada capital mexicana, donde los aguaceros parecieron dar una tregua, mantenía activados los programas de emergencia ante el colapso del sistema de drenaje y el desbordamiento del principal canal de desagüe, que inundó centenares de viviendas.