Foto por Foto de LA PRENSA/Borman Mármol

Conmemoración. Esta es la tarima que instaló el personal de la discomóvil dentro del penal de Mariona el 26 de abril de 2013.

1 de 2
  • Conmemoración. Esta es la tarima que instaló el personal de la discomóvil dentro del penal de Mariona el 26 de abril de 2013.

  • Ingreso. Este es el furgón que ingresó con equipo de sonido al penal de Mariona el pasado 25 de abril, cuando los internos celebraron el primer año de sumarse al proceso de pacificación.

Conmemoración. Esta es la tarima que instaló el personal de la discomóvil dentro del penal de Mariona el 26 de abril de 2013.
5,400
internos hay en el centro penitenciario La Esperanza, conocido como Mariona.
“Hasta este momento no se ha establecido con certeza que ese (discomóvil) fue el medio que facilitó la salida de los privados de libertad. Estamos terminando el informe para establecer las causas de la fuga.”
Ricardo Perdomo
ministro de Seguridad
El furgón blanco placas C 105-790 que transportaba una tarima, parlantes luces y micrófonos ingresó al centro penitenciario La Esperanza, conocido como Mariona, el pasado 25 de abril, cuando dos reos se fugaron del recinto. El furgón pertenece a la discomóvil Ciberland. Las autoridades investigan si el personal de esa discomóvil facilitó la fuga de Marvin Medrano Ramírez y Víctor Manuel Martínez, quienes cumplían penas por homicidio simple y robo agravado y quienes aún no han sido recapturados.

Un día después de la fuga, un interno le contó a las autoridades penitenciarias que Medrano y Martínez se subieron al camión con “equipo de sonido de alto volumen”, y que ambos reos saltaron un muro para caer afuera del sector conocido como pasillo de hombre muerto, que conecta hacia la calle principal que conduce a Mejicanos. Esa versión aparece consignada en un oficio dirigido al inspector general de Centros Penales, Anilber Rodríguez.

“Hay un proceso de investigación no solo interna en Centros Penales, sino también por el lado de la fiscalía, pero hasta este momento no se ha establecido con certeza que ese (discomóvil) fue el medio que facilitó la salida de los privados de libertad. Internamente, en el informe de Centros Penales, estamos terminándolo para poder llegar con mayor certeza a establecer las causas de la fuga”, explicó recientemente el ministro de Seguridad, Ricardo Perdomo.

El encargado de la discomóvil, Nelson Esquivel, asegura que los técnicos estacionaron el furgón a unos 8 metros del muro y que los custodios los registraron cuando ingresaron y cuando salieron del penal. “Nosotros solo dimos un servicio de tarima y sonido. Ellos contrataron a un DJ y llevaron una orquesta, porque era un evento por la paz interna del penal”, declaró Esquivel.

Él se refiere al acto celebrado el 26 de abril con motivo del primer aniversario del proceso de pacificación, en el cual participaron los mediadores de la tregua.

Esquivel asegura que su empresa fue contratada por un hombre a quien solo identifica como René Girón, quien se supone trabaja como promotor de eventos. A Esquivel, según dice, no le dijeron quién financiaría el evento. Afirma que Girón le dio un anticipo de $250 y que todavía está esperando que le cancele los $350 restantes, porque él ofreció todo el servicio por $600.

Se gestionó una entrevista con el director de Centros Penales, Rodil Hernández, para que diera más detalles de la actividad, pero su personal de comunicaciones dijo que todo lo respondería el ministro de Seguridad.

Perdomo, al ser consultado respecto al ingreso del equipo, reiteró: “Las actividades de este tipo están totalmente prohibidas. La exposición masiva a medios quedó prohibida desde el primer día de mi gestión. En este momento no tengo ningún reporte de las nuevas autoridades que me digan que existan nuevos privilegios que no están contemplados en la ley”.

En mayo pasado, cinco empleados de otra discomóvil, que fue contratada para amenizar la celebración del Día de la Madre en el penal de Izalco (Sonsonate), fueron capturados por intentar ingresar al penal 31 paquetes de marihuana, cuatro celulares, 19 chips, cargadores, dos botellas de tequila, dos cables USB y dos bluetooth.

El exdirector de Penales Nelson Rauda había dicho que una falla en el transformador de energía eléctrica, que cortó el suministro al 40 % del penal de Mariona, posibilitó la fuga de los dos reos. En el oficio n.º 0350-03 se menciona que un grupo especializado de la Policía participó en la búsqueda el 25 de abril, pero que los agentes se retiraron del penal a las 11:45 de la noche por falta de iluminación, porque la carga de sus linternas manuales se había agotado y los reflectores ubicados en los pasillos exteriores del penal estaban inhabilitados, ya que el 24 de abril explotó un transformador por una sobrecarga de energía.