Ataque. Unos bomberos tratan de extinguir el fuego del coche destrozado que pertenecía a Ahmed Yabari, jefe del brazo armado de Hamás, abatido en un ataque aéreo.

El ejército israelí mató ayer al comandante del brazo militar de Hamás en la Franja de Gaza, Ahmed al Yaabari, en un ataque dirigido contra su coche.

En más de 20 ataques aéreos murieron además otros siete palestinos y alrededor de 50 fueron heridos, en parte de gravedad, según el Ministerio de Salud de la Franja de Gaza.

Los ataques marcaron la confrontación más grave entre Israel y el grupo islamista Hamás desde la guerra de tres semanas en Gaza entre 2008 y 2009.

Al comienzo de la operación contra Hamas, las Fuerzas Aéreas lanzaron un cohete aire-tierra que alcanzó a Al Yaabari y a su asistente mientras conducían, según una portavoz militar.

El brazo militar de Hamás calificó la muerte de Al Yaabari como “una declaración de guerra” y anunció venganza.

Por su parte, el primer ministro Benjamin Netanyahu aseguró por la televisión que la ofensiva como “Columna de Defensa” tendrá larga duración.

Militantes palestinos dispararon al menos 20 cohetes en dirección a Israel, según el portavoz de la policía israelí, Mickey Rosenfeld. De momento no hubo víctimas en Israel.

La portavoz militar Avital Leibovich aseguró que el ataque contra Yaabari es el comienzo de una operación de mayor alcance “contra objetivos terroristas en la Franja de Gaza, contra Hamás, Yihad Islámica y otros”.

El Ejército israelí se refirió a Al Yaabari como el “terrorista número uno” en la Franja de Gaza, que también estuvo vinculado al secuestro del soldado israelí Gilad Shalit.