Presentación. Actividades musicales, artísticas y deportivas marcaron la jornada celebrada en el parque Cuscatlán. El festival marca el inicio de la tercera etapa de la campaña pro convivencia social en San Salvador.

Talleres de break dance, escritura, pintura urbana, estatismo y parkour fueron algunas de las opciones que pudieron conocer los jóvenes que llegaron ayer al parque Cuscatlán, en San Salvador, por el festival “Yo decido vivir en paz”.

El evento marca el inicio de la tercera fase del proyecto de reducción de violencia y construcción de capital social que impulsa el Instituto Nacional de la Juventud, el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública y la Alcaldía de San Salvador, con apoyo técnico y el financiamiento del sistema de Naciones Unidas.

El evento abrió con la presentación de la canción de la campaña y el video de esta, grabado en la comunidad Colfer de San Salvador. La música acompañó a los asistentes al festival, el cual se prolongó durante todo el día.

Ondina Castillo, directora de género del Fondo de Población de la ONU, señaló que han acompañado el trabajo realizado en 16 comunidades en los distritos V y VI del municipio de San Salvador.

Castillo agregó que la tercera fase terminará a mediados del año y que se han desarrollado iniciativas económicas y artísticas buscando que los jóvenes desarrollen “habilidades de vida”.

En el festival se tenía prevista la presentación de varios grupos, incluidos Cartas a Felice, Sector Levi, Líricas GHD y en el cierre se esperaba a Frigüey.

Presentarán proyecto

El viceministro de Justicia y Seguridad Pública, Douglas Moreno, quien asistió ayer al parque Cuscatlán, indicó que estas actividades deben realizarse también en otras áreas de riesgo de El Salvador.

Moreno dijo que presentarán al presidente una ley que crearon “sobre los parques especiales de inserción laboral, en que se trabajará con hijos de pandilleros y pandilleros para construir un modelo de vida distinto”. Los programas también tendrán atención psicológica para los pandilleros.

Al preguntarle si la alerta emitida por Estados Unidos sobre los riesgos de viajar al país cuestiona el impacto de la tregua en delitos como la extorsión, señaló: “Lo que vivimos es un proceso, no hemos construido ninguna solución mágica, un proceso de hace un año, dos años”.