Gremial. La ASI presentó un balance de las diferentes variables de 2012 del sector industrial.

La industria salvadoreña creció este año cerca del 1.5%, según datos de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI). “Creemos que para el cierre de 2012 la industria estaría alcanzando una tasa de entre 1.3% y 1.5%, es bastante baja, pero no podríamos esperar una mayor cuando la economía estará creciendo más o menos a esa misma proporción”, indicó Doris de Rivera, gerente de Inteligencia Industrial de la ASI.

De Rivera dijo que es un logro que la industria muestre un crecimiento, cuando existe un entorno adverso tanto en la actividad económica como en la parte política. “Lo que queremos destacar es cómo ha sido posible lograr al menos ese 1.3%, cuando el entorno nacional ha sido tan complicado para producir. Además, el sector ha podido continuar exportando y ha mantenido el empleo”, subrayó De Rivera.

Según datos de la ASI, las exportaciones de la industria cayeron cerca de 20.1% respecto a 2011. Las exportaciones totales de la industria manufacturera alcanzaron los $4,150 millones hasta octubre de este año.

Por otra parte, destacaron el empleo que genera el sector: la industria emplea a más de 161,929 personas.

La gremial calcula, por otra parte, que la inversión en el rubro ha rondado $364 millones, en bienes de capital, como maquinaria y equipo, entre enero y octubre de 2012. Esto les ha permitido ser más competitivos y mejorar su producción, según la gremial. “Muy a menudo se dice que no hay inversión nacional... y desde 2009 hasta octubre de este año ese valor alcanza casi los $1,600 millones; por supuesto, es una inversión en tecnología y nuevas máquinas”, indicó la dirigente gremial.

La asociación informó también que el crédito otorgado a la industria ha crecido un 19%, y pasó de $793 millones en 2011 a $944 millones en 2012, lo que permitió dinamizar la actividad del sector.

Javier Simán, presidente de la ASI, aseguró que el entorno para la industria salvadoreña no es el mejor, y es necesario eliminar una serie de obstáculos como la tramitología, altos impuestos, alto costo de la energía eléctrica, delincuencia y deterioro de la institucionalidad.

Esto permitiría impulsar al sector, que genera el 35% de los empleos formales en el país, apuntó el presidente de la ASI.

“Necesitamos generar un clima de confianza y de estabilidad jurídica, de respeto a la institucionalidad”, señaló Simán.