FUSADES realiza trimestralmente una encuesta de dinámica empresarial en la que se pregunta qué factores están afectando el clima de inversión. En esta ocasión, la incertidumbre apareció como el primer factor mencionado.

Carolina Alas de Franco, analista de la entidad, dijo que hay preocupación por el deterioro en el Estado de Derecho. “En El Salvador se han debilitado los fundamentos básicos para el buen desempeño de una economía de mercado”, dijo.

El debilitamiento del Estado de Derecho y las amenazas a la separación entre los poderes, como los intentos de la Asamblea Legislativa de incidir en el funcionamiento de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), son parte de esto.

También hay un elevado costo económico del crimen y la violencia. Una de cada cuatro empresas entrevistadas dijo haber sido víctima de la criminalidad durante este último trimestre, y el porcentaje mayor de afectación corresponde a las empresas pequeña y mediana.

Además, el Índice de Libertad Económica de la Heritage Foundation ha retrocedido, de la posición 24 que se tenía en 2005, a la posición 53 que se obtuvo en el ranking de 2013.