economia@laprensagrafica.com

José Ángel Quirós, director ejecutivo de FOMILENIO, es enfático a la hora de señalar que no hay lugar para los reclamos que hace MECO respecto del tramo 6 de la carretera Longitudinal del Norte. ¿El motivo? Todo está detallado en los contratos.

¿Cuál va a ser el proceso que se va a seguir ahora?

El único mecanismo que nosotros podemos utilizar es el respeto a los contratos, y seguir los procedimientos que establecen los contratos, nosotros no vamos a seguir ningún otro. Si nos mandar a llamar de la Asamblea Legislativa para dar una explicación con el mayor de los gustos vamos a ir y se las vamos a dar y llevar el respaldo documental para que vean que no es una cosa antojadiza, ni muchos menos.

Se entiende que la obra se entregó a satisfacción, ¿cuánto tiempo llevan resolviendo este conflicto?

Un año desde que empezó. Tenemos copia de febrero donde se les indicó a ellos (MECO) que deberían tener claro hasta dónde llegaban las fechas para poderles pagar con fondos MCC (Corporación Reto del Milenio, donante) porque ellos nos amenazaron en enero de este año que iban a rescindir el contrato. Que se iban a retirar el contrato porque no se les garantizaba de que se les iba a pagar. Por eso emitimos una nota con anexo de la nota de MCC, que nos mandó una nota aclaratoria, donde dice exactamente cómo se van a manejar los fondos.

Ellos en algún momento los acusan de negligencia. ¿Hasta dónde llegaban las bases de licitación?

El punto es que el contrato que ellos han firmado es un contrato diseño más construcción. El contrato así dice: que el contratista (MECO) tiene la obligación de conocer el campo y hacer un planteamiento por dónde va a pasar la carretera. Ellos dicen que se llevaron sorpresas, bueno, las sorpresas son las que un contrato de este tipo no permite. Un contrato que es puramente construcción en 30 días comienza. Por eso les dimos seis meses... Se supone que se les da ese tiempo para que conozcan el campo, pero cuando tiene un proyecto con seis gerentes en su ejecución, quiere decir que ellos mismos no sabían qué estaban haciendo.

¿Cree que esto va a tener algún efecto sobre las últimas actividades de FOMILENIO?

No debería. Si manejamos y somos respetuosos del contrato eso es algo que nadie va a sacrificar en esta mesa. No debería tener un impacto, porque ellos lo que están haciendo es mediáticamente manejar sectores de influencias –si lo queremos ver así–, pero cuando uno tiene la verdad bajo la manga y actúa en base a contrato no hay por qué preocuparse.