Miles de maestros han desquiciado esta semana el tráfico en diversas partes de la ciudad de México y el viernes bloquearon la principal avenida de acceso al aeropuerto internacional de la capital, en acciones con las que buscan impedir reformas educativas para hacer obligatoria la evaluación de los profesores en el país.

Más de 4.000 maestros opuestos a las reformas caminaron hacia el aeropuerto por la principal avenida de acceso con la intención de tomar la terminal, aunque cientos de policías les cerraron el paso. Turistas se vieron obligados a caminar para lograr llegar al aeropuerto y poder tomar sus vuelos, según funcionarios de la terminal aérea.

"No vamos a permitir que lleguen al aeropuerto", dijo en Radio Fórmula el secretario de Seguridad Pública de la capital, Jesús Rodríguez, quien calculó entre 4.000 y 5.000 el número de maestros que buscaban acercarse a la terminal.

El bloqueo del acceso al aeropuerto ocurrió al final de una semana en la que los maestros instalaron un plantón en el Zócalo capitalino, la principal plaza de la ciudad, obstruyeron las entradas a las sedes de las cámaras de Diputados y Senadores y cerraron diversas vialidades en el centro, con lo que se ha alterado la vida diaria de sus habitantes.

Las acciones de los docentes de educación básica han provocado que los legisladores federales tuvieran que instalarse en un centro de convenciones y que se cambiara el punto de salida del maratón internacional de la ciudad de México que se realizará el domingo.

El lunes por la noche, los profesores se enfrentaron con policías federales en las afueras de la Cámara de Diputados y para el miércoles bloquearon completamente las entradas.

Autoridades capitalinas han dicho que evitarán confrontaciones con los manifestantes, porque no quieren que la ciudad de convierta en "un campo de batalla".

El director del aeropuerto internacional, Alfonso Sarabia, dijo en Radio Fórmula que las operaciones de aterrizaje y despegue continuaban, pero dijo que la protesta ha generado "un trastorno bastante fuerte", por lo que "muchos pasajeros están llegando tarde".

Los profesores que se manifiestan son miembros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), un grupo disidente del sindicato magisterial, y han protestado por reformas en materia educativa, una de las cuales busca que todos los maestros sean evaluados para permanecer en sus cargos.

Los maestros opositores a la reforma argumentan que las evaluaciones a maestros viola los derechos laborales de los educadores.

El Congreso tenía previsto analizar y votar esta semana tres reformas en materia educativa, incluida la creación de un servicio profesional para contratar, evaluar y promover a los maestros, con lo cual se dejaría atrás el criterio discrecional usado actualmente para que los profesores entren a dar clases o se mantengan en sus posiciones.

Los legisladores acordaron retirar de la discusión el tema del servicio profesional, aunque los profesores decidieron mantener sus protestas y ahora se pronunciaron en contra de las otras dos reformas aprobadas entre miércoles y jueves por ambas cámaras del Congreso.

Con las dos reformas aprobadas se crea entre otras cosas un instituto de evaluación que será el que revise el trabajo de los docentes, aunque la manera en que lo haga depende de la ley pendiente sobre servicio profesional.

El presidente Enrique Peña Nieto aseguró el viernes en un evento en la capital que la reforma educativa es en beneficio de los maestros al establecer reglas claras. "Sin embargo, aún hay algunos sectores que por desinformación, creen que serán afectados, cuando la realidad es justamente lo contrario", dijo el mandatario. "La Reforma Educativa les brindará oportunidades que hoy no tienen".