Lolly Claros, magistrada de la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), consideró ayer que las declaraciones del arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar, sobre el actual conflicto en la CSJ “no valían la pena”.

Escobar dijo el domingo que las declaraciones de los magistrados de lo Contencioso “le daban pena” y que consideraba que se expresan con “conceptos confusos y contradictorios que no pueden sostener”. Claros rebatió. “¿Con quién no hemos podido sostener nuestros conceptos? Cuando no hay argumentos de otra índole se recurre a la ofensa”, señaló la magistrada.

La postura de Escobar fue la más reciente de diversos actores que se han pronunciado sobre el actual enfrentamiento entre la Sala de lo Contencioso y la Sala de lo Constitucional por la admisión de demandas que buscan impugnar las elecciones de diversos magistrados.

La Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES) llamó a los magistrados de la Corte a reflexionar y dejar de lado las intenciones políticas para resolver el conflicto, en un comunicado difundido el pasado 15 de agosto.

Aliados por la Democracia respaldó, el 13 de agosto, la posición de los constitucionalistas, al calificar la admisión de las demandas en su contra como “un nuevo y abusivo atentado para desarticular a la Sala de lo Constitucional”. Mientras que los magistrados de lo Contencioso han encontrado apoyo en magistrados de otras salas, como Mario Valdivieso, de la Sala de lo Civil.