Irregularidades. Los medicamentos que no han sido reetiquetados con el nuevo precio no pueden ser vendidos.

Un total de 115 visitadores médicos, personas que sirven de enlace entre los laboratorios y los médicos, han sido despedidos entre noviembre y abril, por el proceso de transición de precios, informó ayer Óscar Hernández, vocero de la Asociación de Visitadores Médicos de El Salvador.

En total, 900 visitadores médicos laboran en el país, 150 están agremiados.

Los despedidos son profesionales de diversas carreras, la mayoría relacionadas con la salud.

La gremial asegura que respeta la Ley de Medicamentos; sin embargo, lamentan que por la implementación se viole el derecho al trabajo. Atrás de cada medicina retirada del mercado, hay varios trabajadores que pierden su empleo, asegura Hernández.

“Podrán ser hoy en día 38 los medicamentos que confirmaron que van a salir del país, pero pueden ser más”, advirtió.

La ley daña el derecho de “libertad” de elección que durante años han tenido los salvadoreños para comprar la medicina que crean conveniente, enfatizó.

El número de visitadores médicos cesados, de personas que visitan farmacias y despachan medicamentos podría aumentar debido a que varias personas prefieren no notificarlo.

Algunas farmacias han cerrado sus locales. Se conoció que un laboratorio, que vende medicinas genéricas, despidió a su equipo de visitadores médicos.

El vocero de los visitadores médicos lamenta que el sector esté siendo señalado por las autoridades de Salud de “conductas antiéticas” y de aumentar los costos de los medicamentos en la cadena de comercialización, sin tener pruebas o nombres y apellidos.

El rol de los visitadores médicos es promover un producto para que el médico encuentre la mejor opción para sus pacientes.

Por el momento, los visitadores médicos no están entregando muestras de medicinas. Sin embargo, los pacientes siguen solicitando esos tratamientos a los galenos, relató un nefrólogo pediátra.

“Las personas tienen la esperanza de ahorrar un poco de dinero con el inicio del tratamiento que se les entrega o la continuación, y uno con pena les dice que no hay, porque no nos han traído”, aseguró el doctor.

Ante el ajuste de precios dictado por la Dirección Nacional de Medicamentos, los laboratorios también podrían retirar más productos y dejar de otorgar descuentos a las farmacias, las cuales los trasladaban a los pacientes.