Foto por

1 de 4
Las personas ya no quieren desayunar, almorzar ni cenar en casa. Prefieren comprar todo, porque lo encuentran más fácil.”
Evelyn de Bejarano
nutricionista
Alimentos a evitar
A continuación se mencionan algunos alimentos que se deben consumir moderadamente para no tener consecuencias negativas en el organismo más adelante.
Sal
Tener un bote de sal en el centro de la mesa no es un buen hábito, los alimentos suelen llevar la cantidad necesaria. Su consumo excesivo puede causar hipertensión y enfermedades cardiovasculares.
Azúcar refinada
Si incluye demasiada azúcar refinada en su alimentación diaria, en unos años puede desarrollar diabetes, caries y obesidad. En lugar de endulzar todas las bebidas con esta, opte por la miel o azúcar morena.
Harinas blancas
Gran parte del pan suele ser hecho con harinas blancas procesadas. Es preferible consumir pan integral, ya que este suele tener todas las vitaminas naturales. El pan blanco puede causar obesidad e hipertensión.
Carnes procesadas
Según el Fondo Mundial de Investigación del Cáncer (World Cancer Research Fund, WCRF), “las carnes procesadas son demasiado peligrosas para el consumo humano”, entre estos se encuentran los embutidos.
Colorantes artificiales
Aunque suelen dar un color visiblemente atractivo a los alimentos, los colorantes artificiales no deben ser consumidos muy a menudo. La mayor parte de los dulces posee estos colorantes.
En la actualidad muchas personas eligen sus alimentos por su sabor y rapidez, en lugar de hacerlo por los nutrientes que aportan al organismo. Prefieren el sabor y el color.

“Ya no quieren desayunar, almorzar ni cenar en casa. Prefieren comprar todo, porque lo encuentran más fácil”, expresó la nutricionista Evelyn de Bejarano.

Debido, en parte, a lo anterior, se ingieren grandes cantidades de alimentos que se deben evitar, ya que su consumo excesivo trae graves consecuencias para la salud (colesterol y trigliceridos altos, diabetes, caries, etcétera), pero también puede generar que se adquieran unas libras de peso y no se nutra bien el organismo.

Tal es el caso de las harinas blancas y procesadas. La especialista dijo que “de preferencia se debe elegir el pan integral, porque ayuda al intestino y el corazón”, aunque recordó que lo que afecta a las personas es el consumo excesivo de ciertos alimentos.

Detenerse a reflexionar sobre lo que ha comido en las últimas dos semanas le puede ayudar a determinar si ha abusado de estos alimentos. Por ejemplo, si tiene como hábito tomar una o más bebidas gaseosas al día, es necesario que razone que estas, además de contener abundante azúcar, tienen colorantes artificiales.

Si, en cambio, es de las personas a las que no le falta el pan dulce después de cada comida, debe ser consciente que a mediano plazo puede desarrollar obesidad o diabetes.

La comida rápida es uno de los alimentos que debe disminuir lo más que pueda, ya que esta contiene muy pocos nutrientes y sí mucha grasa saturada, sal y harina refinada. En lugar de esto puede preferir alimentos al vapor, verduras y frutas. Las mejores vitaminas y minerales los encuentra en estos alimentos que, a veces, son tan rechazados por no ser “ricos para el paladar”.