Este mes, las empresas deberán aplicar un segundo cálculo de cuánto están reteniendo de Impuesto Sobre la Renta (ISR) a los empleados de la compañía.

El proceso lo establece la reforma tributaria vigente desde enero pasado.

“La lógica es que durante el año se hayan hecho las retenciones debidas”, dijo Carlos Cativo, titular de la Dirección General de Impuestos Internos (DGII).

El primer recálculo, nombre técnico para el proceso, se hizo en junio. Toca un segundo en diciembre, que será el dato definitivo de lo que se retuvo por renta a un contribuyente o empleado sujeto a un régimen de salario fijo.

El cálculo es breve, pero minucioso. Primero se suman todos los salarios que se entregaron –ya sin cobro de ISSS y AFP– desde enero a diciembre. El dato de diciembre es una proyección y ya incluye la corrección de junio.

El segundo paso consiste en que el resultado de esa suma se busca en las tablas de retención. Las tablas son más bien tramos y están disponibles en la página electrónica del Ministerio de Hacienda, con los porcentajes y cuotas fijas que se deben aplicar.

Finalmente, se suman todos los salarios que efectivamente se pagaron –sin ISSS, sin AFP– desde enero hasta noviembre y a esta cantidad se le resta el recálculo que se hizo en los pasos anteriores. El resultado es lo que se debe retener por ISR en diciembre a los empleados.