Medición. La monitorización de los resultados de FOMILENIO se realiza a través del seguimiento de indicadores de desarrollo en la zona.

Cinco años y casi $500 millones fueron el plazo y el costo del proyecto FOMILENIO en El Salvador. El dinero venía del Gobierno estadounidense, a través de la Corporación del Reto del Milenio (MCC, por sus siglas en inglés), y el objetivo era reducir la pobreza extrema en la zona norte del país.

El FOMILENIO incluyó proyectos en tres ejes: conectividad, desarrollo humano y desarrollo productivo.

La construcción de la carretera Longitudinal del Norte fue una de las obras insignia de este proyecto. En el convenio original se estimaba que con los Fondos del Milenio se construirían o mejorarían 530 kilómetros de calle en la zona norte del país: 289 km de la Longitudinal y 240 km de carreteras de conexión.

Un total de $233.56 millones para conectividad. Sin embargo, las obras resultaron más caras de lo estimado y el total de fondos de conectividad fueron absorbidos por 178 km de la Longitudinal. FOMILENIO reorientó fondos entre proyectos y al final construyó 223 km de carretera con una inversión de $278 millones. MOP ejecutará la construcción de las calles de acceso.

Con FOMILENIO se construyó, además, 1,435 kilómetros de nuevas líneas conductoras de electricidad, en un proyecto hecho en asocio público privados con la compañía AES, por lo que la cobertura de energía eléctrica en la zona norte pasó del 78% en 2007 a un 90% en 2011. Ahora, 25,992 hogares adicionales tienen servicio de electricidad. Se estima que el gasto en energía pasó de entre $5 y $72 mensuales a un promedio de $3.82 para cada hogar beneficiado. Para electrificación se invirtieron $31.72 millones: $26.96 millones aportados por FOMILENIO y una contraparte de AES de $4.75 millones.

Con los Fondos del Milenio se reconstruyeron 22 institutos de la zona norte y se construyó el Instituto Tecnológico de Chalatenango (ITCHA). Con estas obras se favorecieron a 30,632 estudiantes de la zona norte. Asimismo, se entregaron 3,409 becas de educación media y 921 de educación tecnológica superior. Según datos de FOMILENIO, la matrícula en educación media incrementó 28%; mientras que en el ITCHA la inscripción de estudiantes aumentó 132%. Parte de los logros es que el 33% de los graduados en ingeniería civil y turismo están laborando. Además, el proyecto FOMILENIO capacitó a 11,213 personas en diferentes oficios. De estas, 1,715 ya están laborando. El 53% de los becarios con educación formal y el 60% de la no formal son mujeres.

Entre los proyectos de FOMILENIO está el de agua y saneamiento ambiental. Se instalaron 272 kilómetros de tuberías y 22 pozos de agua que beneficiaron a 6,324 viviendas.

El proyecto de desarrollo productivo benefició a 17,423 personas de la zona norte, quienes fueron capacitadas para mejorar su producción y reducir costos.