Los diputados de la Asamblea Legislativa aprobaron ayer que los importadores, refinadores y distribuidores de combustibles (propietarios de estaciones de gasolina) al por mayor liquidarán “el pago mínimo del Impuesto sobre la Renta (ISR) aplicando la alícuota de 0.6% sobre ingresos provenientes de la venta de combustibles y el 1% sobre ingresos de otras fuentes”.

Los parlamentarios también dieron su aval para beneficiar de forma condicionada a los minoristas. “La aplicación de la alícuota del 0.6% será también aplicable a los distribuidores de combustibles al por menor o detalle cuando exista participación accionaria con personas jurídicas dedicadas a las actividades de importación, refinería o distribución al por mayor de combustibles”, se lee en el decreto aprobado.

La moción fue introducida al pleno legislativo por el diputado Rodolfo Parker, del PDC. En la propuesta, se establece que la actividad de importación, refinación, distribución y venta de combustible se ve afectada debido a la variabilidad de los precios del petróleo en el mercado internacional, “particularmente cuando está al alza, produciendo que los precios de venta locales de los combustibles presenten ese mismo comportamiento”.

Sin embargo, “el margen bruto en esta actividad no varía con las variaciones en el precio de venta”, consideró el legislador.