“En las cifras de todo el año Morazán sale con menos homicidios que otras delegaciones, solo este mes es que se han tenido más hechos.”
Evaristo Padilla
jefe regional de la PNC
En el departamento de Morazán, una de las zonas menos violentas del país, esta semana se cometieron cuatro homicidios en diferentes municipios.

El jueves a las 7:30 de la noche, la PNC recibió una llamada al Sistema de Emergencias 911, ya que en el caserío Placitas del cantón El Peñón, municipio de Sociedad, los pobladores escucharon disparos.

Al llegar los policías encontraron muerto en el sitio a Miguel Ángel Vásquez, de 24 años, quien fue herido bala en el tórax. Vásquez era originario del cantón San Antonio Silva de San Miguel y había rentado una casa en el lugar donde vivía de manera temporal.

Asimismo el martes 11 de diciembre, a las 8:30 de la noche, en el caserío San Francisco del cantón Corralito, municipio de Corinto, un grupo de hombres desconocidos llegó a la casa de Éder Enrique Lazo, de 19 años, lo sacaron del lugar, le dispararon sin mediar palabra con un arma corta y le ocasionaron la muerte.

Un día antes, el lunes 10, dos hombres fueron asesinados en el municipio de Guatajiagua.

Se trata de José Rolando Martínez Vásquez, de 34 años, y Élmer Antonio Pérez.

Martínez Vásquez fue llevado a las riberas del río, cerca del sitio conocido como Ojos de Agua, donde lo asesinaron a balazos, según las autoridades.

En el otro caso, Pérez, de 24 años, murió también víctima de un ataque con arma de fuego en Guatajiagua, el lunes.

Alza de hechos

El jefe regional de la PNC en la zona oriental, Evaristo Padilla, comentó que únicamente este mes el departamento de Morazán ha mostrado una cifra creciente en homicidios, pero en el resto del año ha sido bajo.

Las acciones de pandillas es lo que ha alterado la tranquilidad de algunos municipios de la zona, como en Sociedad, Guatajiagua, Corinto e incluso en Santa Rosa de Lima (La Unión) que colinda con algunos de estos, mencionó.

De acuerdo con personal de investigaciones de la delegación policial de Morazán, aún no se han establecido móviles de los hechos pues son casos recientes, pero se sospecha que podría tratarse de diferencias personales o purga entre pandillas.

Lo anterior se da a pesar de la presunta tregua.