Cuando el esposo no sabe educar a los hijos Puedes decidir firmar el divorcio si tu esposo pone en peligro su capacidad para tener hijos o educarlos. Eso suele verse en pequeños detalles, por ejemplo, cuando les dejan tareas a sus hijos en los colegios. Los padres no los apoyan y, por consiguiente, los hijos no rinden lo esperado. La esposa se desanima y ve que es un hombre que no valora la familia, al final crea una eterna decepción. Cuidado, lo importante es valorar y cuidar a los hijos como un tesoro.
Cuando tu pareja es perezoso... Además, no te guarda ningún respeto: es celoso o discute y regaña por cualquier cosa, es aburrido, no se acuerda de sus compromisos sexuales, no hace otra cosa más que ver televisión, entre otros. En lugar de estar postrado en el sofá viendo series, compartan juntos actividades. Lo mejor es que platiquen, que se pongan de acuerdo con las asignaciones del hogar, apoyarse; eso, aparte de unirlos más como pareja, hará que su mujer se mantenga feliz. ¿Y los celos? Demuéstrale que tú no tienes ningún interés en buscar otro, porque estás contenta con él; además, que tu plan de vida está hecho a su lado y si aun así sigue de celoso, busquen ayuda terapéutica. Si no cumple en la cama, eso es más complicado de lo que parece, pero todo tiene salida si ambos se aman. A lo mejor necesitan buscar ayuda con un sexólogo que les diga cómo encender esa pasión.
Quienes perciben que dan más de lo que reciben Más que recibir es mejor dar, explican algunos expertos en psicología, y lo puedes aplicar en la vida de pareja, pero el problema es que si siempre solo recibes y no das tú, lo más seguro es que tu pareja se canse y un día quiera volar. Por eso, es tiempo que tomes conciencia de la importancia que tiene que tu pareja se sienta correspondida en todo sentido, así no pensará en divorcio.
Sin vínculos Las personas que no tuvieron vínculos afectivos con sus padres durante su infancia son más propensos a tener relaciones breves en la edad adulta. Es necesario que indagues antes de casarte sobre cómo fue su vínculo familiar, dicen que los hijos que adoran a sus madres son los mejores esposos, valoran más a la mujer y son respetuosos.
Difierenen objetivos Cuando las personas implicadas tienen un origen distinto, diferentes objetivos o son muy jóvenes, la pareja tiene más posibilidades de divorciarse. Los esposos con una gran diferencia de edad y un grado marcadamente de atractivo físico tienden a separarse. Dicen que el amor no tiene edad, pero en algunos casos no resulta esta posición. Cada uno quiere vivir momentos diferentes, por eso es mejor que antes de casarte evalúes este detalle porque, aparentemente, sí tiene sus consecuencias.
¿Machistas? Las parejas que tienen una niña se separan más que las que tienen un niño. Parece increíble este motivo de divorcio y, aunque la autora no explica en detalle a qué se refiere, podría aplicarse nada más para algunos padres que solo les gustan los niños. ¿O que piensas tú? Y es que, por ejemplo, a lo mejor has escuchado alguna vez a hombres que por nada del mundo los haces cambiar de opinión con respecto a solo tener niños. Es un problema delicado que obviamente necesita ayuda psicológica, porque nadie, ni siquiera tú como esposa, puede hacerlo cambiar esos pensamientos tan arraigados.
Los vicios El consumo del alcohol y la práctica religiosa están también relacionados con el divorcio. Para ninguna mujer que se quiera a sí misma y a su familia será grato que su esposo sea un borracho empedernido o viceversa; por lo tanto, si quieres salvar tu hogar, pide ayuda para superarlo. En cuanto a religión, aunque es difícil, ambos deben respetar sus creencias, de ser diferentes. Si él es el descarrilado, pues te toca a ti orar como su esposa. Un libro que los puede ayudar es “El poder de la esposa que ora”, de Stormie Omartian. Seguro que te orientará mejor.
Si no te mantieneLos hombres suelen divorciarse más de las esposas económicamente solventes que de las que dependen de ellos para sobrevivir. ¿Qué te parece? No se trata de que seas una mujer dependiente de tu esposo económicamente para que no se quiera divorciar de ti. Por el contrario, tienes que ser una mujer independiente. Aunque se observe en grandes culturas esta tendencia, lo importante es que tu matrimonio se alargue para toda la vida.

Los matrimonios duraderos exigen trabajo. En ninguna cultura del mundo es fácil para las parejas construir matrimonios duraderos y mutuamente satisfactorios, según analiza Helen Fisher en su libro “El primer sexo”.

Fisher es antropóloga y profesora, famosa por haber dedicado su vida a explicar el sentimiento amoroso. En el libro antes mencionado explica, entre varios tópicos, algunos motivos por los cuales las parejas se divorcian.

En países como República Dominicana o Indonesia se divorcian entre un 40% y un 60% de las mujeres de edades comprendidas entre los 40 y 50 años. En Estados Unidos es una moda y, como explica la autora, lo que sucede en este país norteamericano termina sucediendo en el resto del mundo. Helen Fisher advierte que las tasas de divorcio seguirán subiendo, ya que la participación activa de la mujer va en aumento y es una de las razones de divorcio que señala.

Alarmantes ¿no crees? Pero al mismo tiempo te pueden servir para prevenir a que tú no seas parte de ese porcentaje, sobre todo si eres de los que aspiran a mantener una familia duradera y con plena armonía.

En un estudio realizado en 160 sociedades distintas, la primera razón que daban los hombres para pedir el divorcio era que su esposa tenía aventuras sexuales extraconyugales, la esterilidad femenina era la segunda.

También explica algo muy curioso. Y es que, por ejemplo, el divorcio es una cosa que viene de familia. La antropóloga Fisher sostiene que, a lo mejor, los modos de absorción y producción de la oxitoxina, la vasopresina y la testosterona son procesos hereditarios y, por consiguiente, los miembros de una misma familia se muestran más proclives al desasosiego y al divorcio.

 

Existe una notable tendencia a divorciarse en torno al cuarto año de matrimonio, tras 20 años y cuando todavía no tienen hijos o tienen uno solo.

Pero tú no te casaste para el rato ¿verdad? Entonces trata de poner mucha atención a las alertas que te brindamos para que estés prevenida y actúes antes del tiempo.