El chalazión, conocido en nuestro querido país como Pispelo, es un tumor benigno que se presenta a nivel de los parpados superiores, inferiores o ambos. Es causado por la inflamación y obstrucción de una glándula de Meibomio (encargada de producir una secreción de consistencia grasosa), la cual se encuentra localizada en nuestros parpados. Generalmente se desarrolla hacia el interior de estos. Puede presentarse en uno o ambos ojos, y a veces puede estar en los cuatro parpados.

 

El paciente puede presentarlo con cierta frecuencia y a veces resuelve de forma espontánea. Suele presentarse en niños y jóvenes, causando inflamación que pudiera confundirse con una celulitis causada por infección, además pude haber dolor, ardor, sensibilidad a la luz, incremento de la producción lagrimal, secreción blanco amarillenta y a veces picazón a nivel palpebral. Si el chalazión es muy grande produce una inflamación intensa, caída del parpado y como consecuencia visión borrosa. Algunas veces está relacionado con la necesidad de usar lentes, pero el paciente no lo sabe o no desea usarlos. Cuando el chalazión es pequeño y no presenta síntomas, puede desaparecer por sí solo.

 

El chalazión se puede tratar mediante la aplicación de compresas tibias durante 10 a 15 minutos por lo menos tres veces al día, lo cual puede disolver los aceites endurecidos que obstruyen el conducto y promover su drenaje. Además, es de gran ayuda el uso de colirios y ungüentos oftálmicos que contengan antibióticos y antiinflamatorios, que deben ser indicados por un médico oftalmólogo, pues si contienen esteroides pueden producir incremento de la presión intraocular y como consecuencia Glaucoma (principal causa de ceguera prevenible). Si continúa creciendo, puede ser necesaria la extirpación quirúrgica con anestesia local en sala de operaciones o de pequeña cirugía bajo estrictas normas de esterilización.

 

Un chalazión grande puede causar astigmatismo debido a la presión que ejerce sobre la córnea, pero esta condición desaparece con la resolución del chalazión. Asimismo, si no se trata de manera adecuada puede llegar a causar una úlcera a nivel palpebral que puede evolucionar en casos extremos en infecciones a nivel ocular o en Chalazión crónico. Se deben aplicar compresas tibias y buscar asistencia médica si la inflamación aumenta o persiste por más de 24 horas, si las protuberancias del párpado continúan creciendo a pesar del tratamiento o si estas se asocian con un área de pérdida de las pestañas.

 

Una limpieza adecuada del párpado en aquellas personas propensas a los chalaziones puede prevenir su reaparición. Asimismo, la limpieza del área de la pestaña con champú para bebés ayuda a reducir la obstrucción de los conductos.

 

Y recuerde, cuide sus ojos ahora, mañana puede ser muy tarde.