Investigadores creen que la cepa podría estar en los pepinos; también se investigan otros alimentos y el agua.

salud

“La cepa, aislada en los casos del brote infeccioso en Alemania nunca se había visto en un brote antes”, indicó el portavoz de la OMS en Ginebra, Gregory Hartl. “Ha sido vista en casos esporádicos pero muy raros”, agregó.

La OMS desmintió así los resultados de un estudio publicado por investigadores de la Universidad de Hamburgo-Eppendorf y de la empresa china de biotecnología BGI-Senzhen según el cual la cepa era “totalmente nueva”, aunque sí coinciden ambos en calificar a la bacteria como “supertóxica”. En algo más de dos semanas, el número de personas contaminadas por la bacteria E.coli creció rápidamente en Alemania, en particular en la zona de Hamburgo (norte).

En Alemania han muerto ya 17 personas y hay más de 2,000 infectadas por la bacteria. La 18.ª muerte se registró en Suecia. Se han registrado casos en varios países europeos y hasta en Estados Unidos, siempre de personas que habían estado en Alemania. La enfermedad, cuyo periodo de incubación es de unos 10 días, se manifiesta por fuertes hemorragias en el aparato digestivo y, en los casos más graves, por disfunciones renales (Síndrome Urémico Hemolítico, SUH). El Centro Europeo para la Prevención de Enfermedades (ECDC) confirmó el jueves la identificación de la bacteria que está sembrando el pánico y la cizaña en Europa.

Se trata de una cepa rara de la bacteria Escherichia coli, “0104:H4 (Stx2-positiva, eae-negativa, hly-negativa, ESBL, aat, aggR, aap)”. Sin embargo, la causa de la contaminación todavía no ha sido determinada, una vez que se ha descartado la pista de los pepinos españoles. La búsqueda es complicada, puesto que los científicos investigan un largo espectro de alimentos.