Según informe, más de 739 millones de personas de 31 países están ya protegidos por amplias leyes que prohíben fumar en espacios cerrados, un aumento de más del doble con respecto al informe de 2009.

salud

“Las advertencias sanitarias gráficas de gran tamaño, como las que han impulsado el Uruguay, el Canadá y otros países, son un medio eficaz de reducir el atractivo del tabaco”, dijo Douglas Bettcher, director de la Iniciativa de la OMS para Liberarse del Tabaco.

“Nos complace constatar que es cada vez mayor el número de personas a las que se previene adecuadamente acerca de los peligros del consumo de tabaco”, señaló el subdirector general de la OMS para Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental, Ala Alwan.

El informe revela que México, Perú y Estados Unidos han sido los últimos países que comenzaron a exigir el uso de advertencias en los paquetes de cigarrillos, una “medida de probada eficacia para motivar a la gente que deje de consumir tabaco y reducir el atractivo que este puede ejercer sobre quienes aún no son adictos”.

El documento de la OMS, hecho llegar a la AP, estableció que más de mil millones de personas de 19 países están protegidos actualmente por “leyes que exigen el uso de advertencias sanitarias gráficas de gran tamaño en los envases de productos de tabaco, casi el doble del número de hace dos años cuando solo unos 547 millones de personas estaban protegidos en 16 países”.

En una reunión mundial antitabaquismo realizado hace pocos meses en Uruguay, se resolvió por mayoría de los países asistentes, además, prohibir el uso de aditivos para hacer más atractivo el hábito de fumar.

Más de la mitad de la población mundial, es decir, 3,800 millones de personas, está ahora amparada por al menos una de las medidas de reducción de la demanda antes mencionadas.

Ha habido progresos en todas las áreas gracias a las disposiciones eficaces adoptadas por los países en 2009 y 2010, estableció la OMS.

El informe dice que más de 739 millones de personas de 31 países están ya protegidos por amplias leyes que prohíben fumar en espacios cerrados –un aumento de más del doble con respecto al informe de 2009, en el que se daba cuenta que más de 353 millones de personas estaban amparadas en 15 países.