salud

Luz Avelar de Henríquez resultó con una presión arterial de 170/100. “Severa”, según explicó la cardióloga Verónica Lissette Díaz del Valle de Chávez, del Centro Cardiometabólico (CCM), médica internista que encabezó junto a 190 filiales y muchas instituciones privadas la jornada médica que se desarrolló el viernes pasado para celebrar el Día Mundial del Corazón.

La paciente es una de los cientos de personas que se realizaron una serie de pruebas de laboratorio, como pruebas de colesterol, HDL, LDL, TG y microalbuminuria (prueba de funcionamiento renal), chequeos de presión arterial, charlas educativas sobre alimentación saludable, dietas y ejercicio entre otros, que son de utilidad para que los pacientes gocen de salud.

Y es que el problema es alarmante, dice la doctora del Valle: “Según la Organización Mundial de la Salud, el 16% de muertes es por enfermedades cardiovasculares. Son el primer motivo de consulta”.

Agregó que lastimosamente en El Salvador de un 100% de pacientes, solo el 30% está controlando su presión, el resto no lo logra porque abandona sus tratamientos o porque requiere un especialista.

El caso de Luz Avelar lo dice todo. Ella está diagnosticada desde hace ocho años por el Instituto Salvadoreño del Seguro Social como hipertensa pero como ella misma lo explica: “Por descuido no llevo un estricto control”.

Ella como cualquier otro paciente en esa condición podría entonces sufrir de problemas muy agudos. De forma súbita un ataque cardiaco, un derrame cerebral, una ceguera repentina. Por eso la importancia de crear conciencia de que el corazón se debe cuidar.