Si tiene problemas para dormir a su bebé, puede ponerle música clásica para crear un mejor ambiente.

Es un hecho que tanto en los bebés y los niños como en los adultos la música juega un rol importante sobre las emociones. Así como la música movida levanta el ánimo, la música suave ayuda a dormir. Hay algo profundo y simple en la relación de los humanos con el sonido.

La música clásica o determinados sonidos son ideales para hacer dormir a los niños, los relaja y los calma, y lo que es más importante: les da seguridad y se duermen tranquilamente. Si a su bebé le cuesta dormir y aún no lo ha intentado, anímese a probar con música relajante para bebés. Puede ser música clásica o sonidos relajantes de la naturaleza que captaron su atención al principio y lo irán relajando de a poquito, asegura Imujer.com.

Escuchar música clásica puede mejorar el razonamiento espacial, mientras que aprender a tocar un instrumento puede tener un efecto más largo en ciertas habilidades.

A medida que los niños crecen, disfrutan de cantar con sus padres diferentes canciones, y cantar puede ayudar al cerebro a recordar y pronunciar palabras.