Problemas. La investigación plasmó que el 67% de viviendas tiene una sola habitación y las familias viven hacinadas.

El analfabetismo en Nahuaterique, exbolsón de El Salvador, actualmente en territorio hondureño, asciende al 31%, según el reciente diagnóstico efectuado en la zona. De 6,523 habitantes, 1,000 no saben leer ni escribir.

“En el estudio se pudo comprobar fehacientemente el estado de abandono y pobreza que vive la zona, donde se carece de infraestructura básica que cualquier comunidad debe poseer: sistema de salud, educación, carreteras (…), viviendas dignas, etc.”, reza en el comunicado emitido por las entidades responsables de la investigación.

La Fundación para el Desarrollo Educativo Morazán en Acción (FUNDEMAC), el Comité de Gestión Territorial de Nahuaterique y el Centro de Iniciativas para la Cooperación (CIC Batá) presentaron recientemente el diagnóstico, fruto de la convivencia de estudiantes de la Universidad de Granada, España, con los habitantes del exbolsón.

En la investigación se plasmó además que el 80% de las viviendas en el lugar es de piso de tierra, el 67% tiene una sola habitación y que la mayor parte de las familias viven hacinadas. El servicio de energía eléctrica no lo posee el 88% de la población.

En cuanto a la educación, en el sector Honduras cuenta con 15 escuelas, todas hasta sexto grado, por lo que los estudiantes que desean seguir otro nivel deben caminar dos horas hasta el centro escolar del cantón Rancho Quemado, en el lado de El Salvador. “De estas escuelas, la mayoría tiene el techo con goteras, el mobiliario no es adecuado y el 80 por ciento no cuenta con electricidad”, apunta el diagnóstico situacional de Nahuaterique.

En materia de salud, se señala que los niños de la zona están desnutridos, el 23% según el estudio, y que la población no tiene acceso a un médico.