Una posible causa de las ganas de vomitar después de hacer ejercicio es que su nivel de azúcar en sangre es bajo.

Una posible causa de las ganas de vomitar después de hacer ejercicio es que su nivel de azúcar en sangre es bajo, particularmente si realiza ejercicio tras haberse despertado en la mañana, sin haber comido un desayuno, o si no ha comido en varias horas antes de realizar sus ejercicios. Muchos ejercicios, como correr, levantar pesas o la calistenia son anaeróbicos y pueden hacerle sentir náuseas si ha estado en ayunas por 10 o 12 horas, advierte el especialista en estado físico Stew Smith de Military.com. Comer o beber alimentos con azúcar antes de realizar ejercicios puede también provocar náuseas por la misma razón, ya que su insulina aumentará en respuesta al azúcar, haciendo que el nivel de azúcar en sangre disminuya.

Un entrenamiento vigoroso le hace sudar, y su cuerpo se deshidrata si no repone los fluidos perdidos durante y tras haber realizado ejercicio. Las personas que realizan extensas sesiones de entrenamiento y los atletas de resistencia tienen mayor riesgo de esto, advierte MayoClinic.com, ya que las probabilidades de deshidratarse aumentan junto con la duración del entrenamiento. Las náuseas son unos de los signos de la deshidratación, así que puede que sienta ganas de vomitar si ha perdido demasiada agua y no ha bebido la suficiente para reponerla.

Ciertos tipos de ejercicio causan mareo por movimiento en algunas personas, haciendo que sientan ganas de vomitar. Este efecto ocurre si realiza flexiones abdominales, particularmente si cierras tus ojos o si mira al cielo mientras estás en movimiento. Es un efecto similar al movimiento de un auto, de un barco, o de cualquier otra circunstancia que provoque mareo por movimiento.

Prevenga las náuseas luego de ejercitarse bebiendo mucha agua durante y una vez haya finalizado sus ejercicios, particularmente si está realizando actividades intensas. Coma proteínas antes de entrenarse, pero evite comidas que contengan azúcar por al menos una hora antes de realizar actividad. Esto asegurará que sus niveles de azúcar sean altos al iniciar la rutina de ejercicios y que no tengan un descenso brusco. Escoja un punto del cielo sobre el cual mantener contacto visual mientras realiza flexiones abdominales, y mantenga sus ojos abiertos cuando se mueva, asegura Ehowenespanol.com. Si sus náuseas post-ejercicio persisten o empeoran, consulte a un doctor para descartar otras causas, que podrían ser más serias.