Porciones adecuadas
Por ejemplo, un adulto sano con una dieta de 2,000 calorías debe consumir diariamente las siguientes porciones de los diferentes grupos de alimentos: lácteos, carnes, vegetales, frutas, granos, y aceite vegetal. Recuerde siempre la importancia de consumir todo con moderación.
No los triplique en Navidad
Estas porciones diarias recomendadas en algunos casos se duplican o triplican en temporada de fiestas. Usted puede controlar sus porciones, sin renunciar a sus platillos favoritos, de la siguiente manera:
En un restaurante:
Si las porciones son muy grandes se puede compartir el plato con otra persona o llevarse a casa la mitad de la comida. Otra opción es solicitar la porción de niño.
En una cena o un almuerzo en casa:
Para evitar la tentación de repetir porciones, lleve la comida a la mesa en platos individuales, en lugar de poner las bandejas para servirse. Si deja la comida adicional fuera de su alcance puede evitar consumir alimentos en exceso.
Entre comidas:
Consuma una merienda como una porción de fruta o una ensalada pequeña para evitar comer en exceso en la comida siguiente. También puede recurrir a jugos o gaseosas con bajo contenido de azúcar y galletas altas en fibra.
En una fiesta:
Si ofrecen bocadillos y luego una cena, es recomendable que la persona se sirva los bocadillos que desea consumir en un plato y así evita estar sirviéndose constantemente.
A las puertas de empezar las fiestas más alegres e intensas de fin de año donde se deleitan todo tipo de suculentos platillos, cuál es su propósito, ¿moderarse o darse el último gusto del año? ¿Tiene idea de cuántas calorías contiene el conjunto de alimentos de una cena o un almuerzo tradicional navideño?

Es posible que entre los bocadillos, la entrada, el plato principal, los postres, las bebidas y una que otra repetición, se consuman más de las 2,000 calorías diarias recomendadas para un adulto sano.

De acuerdo con la Fundación Británica de Nutrición, en esta época las personas llegan a consumir hasta 500 calorías adicionales al día, en muchos casos sobrepasando el requerimiento calórico diario.

Según Mae Moreno, doctora ecuatoriana y máster en Nutrición Humana, es posible comer sano y rico al mismo tiempo sin perderse de ninguna fiesta. “No hay alimentos buenos o malos, solo dietas mal balanceadas. La ganancia de peso ocurre debido a un desequilibrio calórico, es decir, cuando las calorías ingeridas son más de las que el cuerpo gasta. Por ser una época en la que el consumo de alimentos altos en calorías y grasas se eleva, es de suma importancia seguir las siguientes estrategias para mantener el balance calórico: consumir porciones adecuadas, utilizar edulcorantes no calóricos para endulzar los alimentos y bebidas y realizar actividad física de manera regular”, señala Moreno.

Dulce y sin calorías

En Navidad no tiene por qué renunciar a los alimentos y las bebidas dulces. Si consume alimentos o bebidas con dulce, recuerde que puede hacerlo con moderación y que todas las calorías cuentan, incluso las de los dulces. La otra opción es consumir estos alimentos y bebidas con sustitutos del azúcar.

Los edulcorantes no calóricos (ENC), conocidos como sustitutos de azúcar, son opciones disponibles que brindan sabor dulce y a la vez son bajos en calorías o sin calorías, de esta manera ayudan a mantener el balance calórico. Existen cientos de estudios que demuestran con evidencia científica su inocuidad para toda la población y su potencial beneficio para el manejo del peso corporal.

Los edulcorantes no calóricos reconocidos como seguros por la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) son: Acesulfame K, Aspartame, Sacarina, Sucralosa, Neotame y Stevia.

La mayoría de los ENC son cientos de veces más dulces que los edulcorantes calóricos, lo que significa que solo se necesita una pizca para reemplazar una cantidad mayor de azúcar, o de otro edulcorante calórico.