Una niña de cinco años, originaria de Honduras, tiene alojada una bala entre la nariz y el ojo derecho, y no podrá iniciar clases en el kínder porque pasará varios días en el Hospital Nacional Benjamín Bloom.

La infante armó ayer sus rompecabezas y revisó sus libros de hadas madrinas.

Según el relato de la madre, el ataque armado en el que salió lesionada ocurrió el martes en la vivienda de los Isidro, en Antiguo Ocotepeque, fronterizo a El Salvador, cuando un sujeto disparó hacia el automóvil estacionado adentro de la vivienda. Los Isidro decidieron consultar en El Salvador, por las buenas referencias que tienen los especialistas del Bloom en ese sector de Honduras y porque es más fácil llegar a San Salvador que a Tegucigalpa.

La pequeña será atendida por un médico maxilofacial y le harán un TAC con el que determinarán los daños que tiene. Luego será sometida a una reconstrucción ósea, informó el jefe de residentes de Cirugía, Roberto Trejo.