La Asamblea Legislativa inició ayer el proceso de auditoría a la Corte de Cuentas del período fiscal de 2011. El costo de la investigación rondará los $340,000 y estará a cargo de la firma de auditores Valiente y Asociados.

“La firma tendrá como cometido el realizar los exámenes de ley de acuerdo con los criterios de la auditoría y, además, tendrá como punto adicional examinar el grado de cumplimiento de las observaciones que el primer informe (del año 2010) arrojó en las distintas áreas”, dijo Sigfrido Reyes, presidente de la Asamblea Legislativa y diputado del FMLN.

La Asamblea descubrió en la auditoría de 2010 que la institución tenía una mora procesal mayor a tres años, personal no idóneo para elaborar auditorías y deficiencias en documentos de los estados financieros.

Reyes explicó que las áreas en que se basará el estudio es en los ámbitos financiero, administrativo y operativo. “Esperamos que se establezca el funcionamiento de la Corte de Cuentas, la ejecución presupuestaria, los procesos administrativos, y que nuevamente surjan recomendaciones en los distintos terrenos”, sostuvo el presidente del congreso. La Constitución de la República, en el artículo 199, obliga a la Corte de Cuentas a rendir un informe detallado sobre las labores de la institución.

El magistrado de la Corte de Cuentas Javier Bernal aseguró que la institución está en disposición de colaborar en la investigación. “En cumplimiento a la transparencia abrimos nuestras puertas para que inicie la auditoría y nos digan en qué estamos bien y qué debemos mejorar”, indicó.