Foto por

1 de 3
Más respaldo a CARSI
El presidente Mauricio Funes dijo que EUA le retirará fondos a México y Colombia para destinarlos al Triángulo Norte.
“Queremos asegurarnos de que nuestro hemisferio está integrado de una manera más efectiva para mejorar la economía y la seguridad de todos.”
Barack Obama
presidente de EUA
Dos países distintos
En su primera gira por Latinoamérica en 2011, Obama visitó Chile, Brasil y El Salvador.
MéxicoJueves
Llegará a Ciudad de México, donde tendrá un encuentro con el presidente Enrique Peña Nieto. La agenda entre los vecinos pasará primero por repasar el tema de seguridad, principalmente la violencia generada por los carteles del narcotráfico. En Ciudad de México, los vehículos de la caravana de Obama llegaron hace varios días.
El presidente estadounidense arribará a San José el viernes en la tarde, cuando se reunirá primero en privado con la presidenta de ese país, Laura Chinchilla. La reunión con los mandatarios del SICA se llevará a cabo el sábado. En Tegucigalpa, Honduras, hubo ayer una protesta frente a la Embajada de Estados Unidos, organizada por un grupo de mujeres .
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, inicia mañana su segunda gira por Latinoamérica en poco más de dos años.

Es un viaje que lo llevará a México y Costa Rica con la agenda llena de planes para estimular las relaciones económicas y comerciales con una región cada vez más interesante para los negocios norteamericanos, pero en el que de forma ineludible deberá abordar también la cuestión de la seguridad y la lucha contra el narcotráfico.

Obama partirá de Washington temprano este jueves. Su primera escala será México, donde se reunirá con el presidente Enrique Peña Nieto. Ambos ya se conocen. Peña Nieto fue recibido en la Casa Blanca pocos días antes de asumir la presidencia mexicana el pasado 1.º de diciembre. Ahora, su par estadounidense replica una visita que ya se ha convertido en una tradición entre los dos países cuando cambian de gobierno.

Pese a ello, la cita no carece de importancia, puesto que será la primera vez que ambos se encuentran cara a cara ya en pleno ejercicio de sus presidencias.

El propio Obama reconoció ayer en rueda de prensa que su estancia en México acompañado de parte de su equipo, que también se reunirá con los ministros de Peña Nieto, permitirán “marcar el ritmo” de las relaciones bilaterales en materia de seguridad y otros para el resto de su gobierno.

Tanto desde Ciudad de México como desde Washington se ha subrayado el interés de ambos gobiernos por expandir la agenda bilateral y, sobre todo, “profundizar las relaciones económicas y comerciales” que reviertan en beneficios a uno y otro lado de la frontera.

Demostrativamente, Obama ha celebrado en la última semana dos encuentros en la Casa Blanca con “líderes latinos” en Estados Unidos y empresarios con intereses en Latinoamérica para “debatir posibilidades para expandir el comercio estadounidense en México y Centroamérica que cree empleos y amplíe la oportunidad económica” en toda la región.

En Costa Rica

El presidente estadounidense arribará a San José el viernes por la tarde, cuando se reunirá primero en privado con la presidenta anfitriona, Laura Chinchilla.

El encuentro ampliado con todos los mandatarios centroamericanos más el dominicano, Danilo Medina, tendrá lugar el sábado, en una cumbre del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) flanqueada, previsiblemente, de varias reuniones bilaterales antes de que Obama emprenda el regreso a Washington ese mismo día.

“El viaje será una oportunidad importante para discutir nuestros esfuerzos colectivos para promover el crecimiento económico y el desarrollo en Centroamérica y nuestra colaboración continuada en materia de seguridad ciudadana”, ha reiterado la Casa Blanca.

En esta misma semana en que Obama visita Centroamérica por segunda vez –tras la escala en El Salvador que hizo en el marco de su primera gira, en marzo de 2011– el Departamento de Estado albergó además el primer “diálogo de seguridad SICA-Norteamérica” en el que participaron representantes centroamericanos, de Estados Unidos, México y Canadá.

Una de las premisas de Washington es que promover la economía local reduce la inmigración sin documentos y el recurso a la violencia como única salida de la pobreza que tienen muchos jóvenes en la región.