Foto por Efe/LA PRENSA

Honores. El funeral del subcomisionado se realizó ayer en Tegucigalpa.

1 de 2
  • Honores. El funeral del subcomisionado se realizó ayer en Tegucigalpa.

  • Críticas. Algunos sectores señalan que las medidas limitan los derechos de los ciudadanos de EUA de poseer armas.

Honores. El funeral del subcomisionado se realizó ayer en Tegucigalpa.
4
categorías están contempladas en los decretos.
El presidente estadounidense, Barack Obama, recibió ayer ataques y apoyos tras firmar 23 órdenes ejecutivas para el control de armas en el país, acciones que no tendrán que pasar por el Congreso para entrar en vigor.

Obama reveló ayer su plan para tratar de contener la “epidemia de violencia” provocada por armas en el país, que incluye renovar la prohibición legislativa de armas de asalto, algo para lo que el mandatario urgió al Congreso que haga su parte en un tema que, subrayó, no puede esperar.

“No podemos demorar esto más tiempo”, afirmó Obama en un acto en la Casa Blanca donde reveló sus principales propuestas, el esfuerzo más ambicioso en décadas para tratar de contener la violencia por armas de fuego en el país.

Entre las medidas anunciadas, destaca la demanda de Obama al Congreso para que actúe rápidamente no solo para renovar la prohibición de armas de asalto que expiró en 2004, sino también para que “universalice” la revisión de antecedentes de los compradores de un arma y para que se prohíban por ley cargadores de alta capacidad –de más de 10 balas, dijo– para uso civil.

Obama firmó decretos para endurecer el control de las armas que no necesitan el visto bueno del Congreso y que se dividen en cuatro categorías: evitar que las armas lleguen a manos inadecuadas, prohibir la venta de las armas de asalto, aumentar la seguridad en las escuelas y mejorar los servicios de salud mental.

A la ceremonia en la Casa Blanca asistieron varios niños que escribieron cartas a Obama pidiéndole que controle la violencia de las armas y, también, algunos de los padres de los 20 pequeños que fallecieron en la matanza de diciembre en la primaria Sandy Hook de Newtown, Connecticut.

Precisamente la alcaldesa de Newtown, Patricia Llodra, salió en defensa de las medidas, que dijo son “de sentido común” y para las que pidió un apoyo ciudadano que permita que este sea “el momento del cambio” en EUA.

El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, también felicitó a Obama por las acciones para detener “la ola de violencia armada”. Cuomo firmó el martes la ley estatal que endurece las normas de posesión de armas, que harán del estado el más estricto en la materia.

El líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, John Boehner, no atacó al presidente sobre sus propuestas, aunque su vocero dejó entrever que el asunto no es prioridad para los legisladores republicanos.

Además, el senador republicano Marco Rubio rechazó las medidas y dijo que “revertir los derechos de los ciudadanos” no es la respuesta ante tragedias como la de Newtown.