Monitoreo. El equipo conformado como Fuerza de Tarea Conjunta Cuscatlán pretende lograr mayores incautaciones de droga en los límites territoriales del país.

La embajada de Estados Unidos hizo público ayer un donativo de más de $600,000 destinados para el combate a la narcoactividad y que incluye una base de operaciones en Comalapa (La Paz).

El ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez; y la embajadora de Estados Unidos en el país, Mari Carmen Aponte, enfatizaron que parte del proyecto implica además la firma de las instrucciones de implementación para la denominada Fuerza de Tarea Conjunta Cuscatlán.

El grupo conjunto, que tendrá representación de instituciones locales como la Unidad Antinarcotráfico de la Fiscalía General de la República (FGR), la División Antinarcóticos (DAN) de la PNC y militares, trabajará con apoyo de militares estadounidenses para la interdicción contra el narcotráfico en fronteras marítimas, aéreas y terrestres. Los extranjeros trabajan en la base aérea militar en Comalapa desde hace años, en el centro de monitoreo.

Aponte dijo que el proyecto formaba parte del Asocio para el Crecimiento. El canciller Martínez añadió, sin embargo, que las labores de interdicción en la zona venían realizándose frecuentemente desde 2009, a través de la Carta de Acuerdo de la Iniciativa Regional para la Seguridad Centroamericana (CARSI).

Aunque algunas fuentes señalaron que parte del equipo destacado en la base de operaciones incluiría al comisionado Godofredo Miranda, exjefe de la DAN, el subdirector de la PNC, Mauricio Ramírez, no quiso confirmarlo, únicamente refirió que en la base estarán destacados “varios oficiales”.