A propósito de que últimamente grupos de personas, asociaciones y columnistas de todas las tendencias ideológicas se están pronunciando en contra o a favor de algunas leyes generadas en los diferentes órganos del Estado, vale la pena recordar que la palabra manifestada en sus diferentes formas siempre ha sido decisiva para generar cambios de actitudes entre los protagonistas de las diferentes tendencias. Para muestra podemos recordar a la Generación Literaria del 44, llamada así porque en 1944 un grupo de escritores se pronunció en contra de la dictadura del general Maximiliano Hernández Martínez, que gobernaba el país. Esta dictadura sería duramente criticada por un grupo de escritores salvadoreños, cada uno desde su propio ámbito literario y periodístico. De esta manera, los escritores de la Generación del 44 jugaron un papel muy activo en el movimiento democrático que puso fin a la dictadura. En esta oportunidad, aunque los protagonistas no buscan desestabilizar a un gobierno ni a gobernantes, todos aspiramos a que sean las ideas las que originen cambios de actitudes entre gobernantes y gobernados.

aguilacor45@yahoo.es