Evaluación
Si bien las boletas de calificación a políticos son novedosas entre las organizaciones hispanas, han sido empleadas por mucho tiempo por otros grupos en Estados Unidos.
Una coalición de organizaciones latinas expresó ayer su intención de presionar al Congreso para que apruebe una reforma migratoria el próximo año, en sus esfuerzos proselitistas y educativos que se reflejó en una participación sin precedentes de votantes latinos en los recientes comicios presidenciales estadounidenses.

Los líderes de ocho organizaciones latinas dijeron en conferencia de prensa que a fines de 2013 emitirán una boleta de calificación para aprobar o reprobar al presidente Barack Obama y a todos los congresistas en cuanto a su cooperación para una reforma migratoria que beneficie a unos 11 millones de indocumentados.

Eliseo Medina, secretario del Sindicato Internacional de Empleados en el Sector de Servicios (SEIU, en inglés) dijo que la boleta será difundida en cada distrito electoral, para que los legisladores reciban la respuesta de su electorado a sus posturas sobre una reforma migratoria.

Los líderes de estas organizaciones coincidieron en que la participación sin precedentes el 6 de noviembre de votantes hispanos –10% del total, según encuestas– brinda un momento histórico para buscar una reforma migratoria que resuelva la situación de los inmigrantes irregulares en Estados Unidos.

Maria Teresa Kumar, presidenta de Voto Latino, dijo: “El tiempo está de nuestro lado”, refiriéndose a la posibilidad de que el voto latino aumente aún más su participación en las elecciones de medio término en 2014.

Janet Murguía, presidenta del Consejo Nacional de la Raza (NCLR, en inglés) dijo que espera ver que la Casa Blanca presente un proyecto de ley a comienzos del año próximo, una vez que se llegue a un acuerdo bipartidista sobre el recorte del gasto público.