En línea. El papa Benedicto XVI utiliza una tableta en el Vaticano. El pontífice debutó en la red social Twitter ayer, alcanzando rápidamente un millón de seguidores. La cuenta en español es @pontifex_es.

Benedicto XVI respondió ayer en su cuenta de Twitter, donde desembarcó en esa jornada, a una tercera pregunta hecha por un seguidor, al que exhortó a pedir ayuda a Dios “en todas las circunstancias de la vida diaria”.

“Qué nos aconseja para rezar más en medio de nuestras obligaciones profesionales, familiares y sociales?”, le preguntó al papa un seguidor de los más de 1,200,000 que le siguen en ocho idiomas en su cuenta @pontifex.

Benedicto XVI respondió: “Ofrece al Señor todo lo que haces, pide su ayuda en todas las circunstancias de la vida diaria, y recuerda que él está siempre a tu lado”.

El papa Ratzinger abrió ayer su cuenta en Twitter con un primer mensaje de saludo: “Queridos amigos, me uno a vosotros con alegría por medio de Twitter. Gracias por vuestra generosa respuesta, os bendigo a todos de corazón”, escribió el pontífice.

Según informó el portavoz vaticano, Federico Lombardi, en el primer día el papa tenía previsto responder a tres preguntas de los seguidores.

La primera pregunta y su primera respuesta llegaron 40 minutos después. “Cómo podemos vivir mejor el Año de la Fe en nuestro día a día”, le preguntó un seguidor, a lo que el papa respondió: “Dialoga con Jesús en la oración, escucha a Jesús que te habla en el Evangelio, encuentra a Jesús, presente en el necesitado”.

Segunda pregunta

La segunda pregunta y respuesta entraron en la red tres horas más tarde. Un seguidor preguntó: “¿Cómo vivir la fe en Jesucristo en un mundo sin esperanza?”, a lo que el pontífice respondió: “Con la certeza de que, quien cree, nunca está solo. Dios es la roca segura sobre la que construir la vida, y su amor es siempre fiel”.

A la espera de conocer nuevos tuits, el presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, Claudio Maria Celli, dijo recientemente que los mensajes del papa tratarán de la fe y subrayarán frases significativas de las audiencias públicas de los miércoles.

En principio serán semanales y con el paso del tiempo tendrán una mayor frecuencia.

Benedicto XVI no los escribirá, lo harán sus colaboradores, pero los supervisará antes de dar su visto bueno para que se envíen a la red, señaló ayer el portavoz vaticano.