Meditación para sanar
La siguiente meditación puede ser utilizada para la sanación interior. La recomendación que brinda Sheila Morataya es que evites la música y optes por el silencio.
Repite: “Yo soy, yo soy, yo soy. Ahora cierra tus ojos y murmura estas dos palabras a ti mismo: “Yo soy, yo soy, yo soy. Ahora, en silencio y con los ojos cerrados, continua repitiendo estas palabras.
Puede ser que otros pensamientos aparezcan, escuches los ruidos a tu alrededor, pero sigue contemplando su energía, vibración o resonancia. Permanece repitiendo esta frase durante 10 minutos.
Ahora sigue concentrada, como si nada más existiera; con toda tu conciencia trata de mirar, sentir, escuchar el latido de tu corazón. Trata de detectar si puedes escuchar su sonido. Si es posible.
Y ahora que has experimentado esa sensación, vuelve tu conciencia hacia tus manos, exactamente enfócate en tus dedos, abre ligeramente tus ojos para mirar tus dedos y vuélvelos a cerrar de inmediato.
Ahora siente cada latido de tu corazón en la punta de tus dedos. ¿Lo sentiste? Acabas de redireccionar el flujo de tu sangre hacia tus manos. Una forma más rápidas de combatir una migraña.
Vuelve tu consciencia hacia tu corazón y mentalmente repite: “Paz, armonía, risa, amor”. Repite durante dos minutos y empieza a tocar cada parte de cuerpo donde quieras traer sanidad.
Pasa esa consciencia sobre cada una de las áreas y finalmente regresa a tu corazón. Vuelve a repetir paz, armonía, risa y amor. Mantén tu conciencia en tu corazón y por un minuto siente gratitud.
Entre más consciente estés de agradecer, más atraerás lo que deseas a tu vida y esto te hará sentirte más agradecido. Ahora relaja tu cuerpo y abre tus ojos. Acabas de sanar. Da gracias a Dios por el milagro.
Meditar “es calmar la mente, el mundo interior, el corazón”, explica la coach Sheila Morataya en su sitio Sheilamorataya.com.

En la actualidad, donde el estrés se ha convertido en un huésped en la vida de muchas personas, practicar cualquier técnica de meditación es una alternativa a tomar en cuenta ya que sirve para abandonarse, relajarse y, por qué no, para sanar heridas.

Dentro de los beneficios de la meditación que incluye esta especialista es reducir el estrés y la ansiedad, incrementar la claridad mental, mejorar el tiempo de concentración, mejores niveles de creatividad, un sentido mayor de alegría, plenitud y un sentido mayor de relajación y paz.

Existen varios tipos de meditación así como hay muchos de oración. Pero aquella que se centra en el corazón es una de las que esta motivadora internacional aconseja como parte de varias propuestas.

Según su testimonio personal, gracias a la meditación la persona logra mucho “más claridad mental”, un mejor enfoque de la vida y se logra un nivel de energía “excelente”. “Vivo con un sentimiento de plenitud que nunca antes había experimentado más que con la práctica de la oración”, explica.

Un principio que a su criterio es muy importante es que las personas muchas veces tienen una idea equivocada de lo que es meditar. Algunas piensan que es llenarse de energía o estar con uno mismo.

“Si bien es estar con uno mismo a solas, lo importante es lo que pasa cuando se hace la práctica de la forma correcta. Si se llega a ella, por ejemplo, con mucho estrés o agitación, al salir de una práctica de 20 minutos la persona estará clara y en paz consigo misma”, aclara la especialista.

Asimismo, comentó que la meditación también tiene un lado espiritual, especialmente para las personas, y es una forma de entrar en contacto “con un yo más profundo”. Encontrar quién es cada uno más allá de las etiquetas, pensamientos y distracciones en el ambiente. Para Morataya, la persona se siente más en control, más conectadas y tienen un sentido de paz, que es naturalmente el estado normal.

Eso sí, aclara que la meditación requiere de una disciplina y un horario establecido para poder obtener sus beneficios. Pone un ejemplo: aquél que quiere tener un mejor cuerpo, deberá hacer ejercicios de forma disciplinada; quién quiera fortalecer su espíritu, deberá hacer oración; quién quiera ver su salud mejorada y su mente organizada, deberá ser disciplinado de la misma forma. Esto hacen las personas que meditan.