El Parlamento Europeo (PE) pidió ayer la prohibición de las exportaciones de Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) a todos los regímenes que no respetan los derechos humanos, una medida que la Unión Europea (UE) ya aplica a países como Siria e Irán.

En una resolución aprobada este jueves en la sesión plenaria celebrada en Estrasburgo, el PE propone que el bloqueo aplicado a los dos citados países se considere “un precedente” para medidas restrictivas contra otros regímenes represivos en el futuro.

El objetivo es evitar que estas tecnologías “puedan ser utilizadas por los Gobiernos autoritarios para censurar la información, vigilar a la población en su conjunto o a personas particulares”, según explicó la Eurocámara en un comunicado.

Los eurodiputados en su mayoría lamentan que “determinadas compañías europeas” hayan dado a algunos regímenes autoritarios “un acceso ilimitado” a sus redes y bases de datos bajo la excusa de que cumplían las leyes nacionales que se aplicaban a sus clientes, según la resolución emitida .

En particular, señalan a la compañía de telefonía móvil TeliaSonera, con sede en Suecia y que opera en varios Estados miembros que pertenecieron a la Unión Soviética y en países escandinavos y la zona de Asia central.