Diferencia
La medida de Georgia no requiere que los agentes revisen el estatus migratorio de una persona. Solo los autoriza a hacerlo durante la investigación de otro delito.
Un juez federal en Atlanta allanó el camino para que entre en efecto un apartado de la severa ley contra la inmigración irregular en Georgia, que fue bloqueado en un tribunal.

El juez federal de distrito Thomas Thrash emitió el lunes una orden que adopta el dictamen emitido sobre la ley por el 11.º Circuito Federal de Cortes de Apelaciones. En un fallo antes de que la ley entrara en vigor en julio de 2011, Thrash emitió órdenes preliminares que bloqueaban algunos apartados, a la espera del resultado de una impugnación presentada contra la medida por una coalición de organizaciones activistas.

Un panel de tres jueces del 11.º Circuito determinó en agosto que debía entrar en efecto una parte de la ley, que permite a las autoridades verificar el estatus migratorio de presuntos delincuentes que no presenten documentos de identificación.

La orden de Thrash, publicada ayer en un sistema de expedientes en internet, aparentemente indica que las agencias policiales pueden verificar de inmediato el cumplimiento de esa parte de la ley, dijeron abogados relacionados con el caso.

El panel del 11.º Circuito dejó en cambio vigente la orden de Thrash que impide aplicar una parte de la ley, según la cual, es un delito grave que una persona, a sabiendas, proporcione transporte o albergue a un inmigrante carente de permiso para residir en el país. Esa sección de la ley seguirá sin poderse aplicar.

La orden emitida el lunes no resuelve la demanda presentada por los grupos activistas que impugnan la ley.

Simplemente atiende el tema de las órdenes provisionales.

Los departamentos policiales en el estado están controlados por los gobiernos locales, que deberán decidir la manera en que se verifica el cumplimiento de la medida.