Búsqueda. La policía registra en el interior de la vivienda del futbolista Miguel Montes, en busca de evidencias sobre las acusaciones en su contra.

La Policía Nacional Civil (PNC), en coordinación con la Unidad de Intereses del Estado de la Fiscalía General de la República (FGR ), realizó anoche allanamiento en varias viviendas de los jugadores de la selección nacional de fútbol involucrados en posibles amaños de partidos. En total se realizaron 11 procedimientos a escala nacional.

Las autoridades buscaban soportes tecnológicos, celulares, ipads y más, que podrían ser prueba en el caso de amaños de partidos que se lleva a cabo en contra de varios futbolistas salvadoreños.

Con lo confiscado, se prevé hacer los respectivos peritajes para extraer información, con el objetivo de determinar si hay conversaciones entre los jugadores y los involucrados; o si se encuentran indicios de reuniones, transacciones bancarias y todo tipo de información que lleve a la FGR a esclarecer el caso.

Luego de los allanamientos, el fiscal general de la República, Luis Martínez, dijo que los jugadores involucrados pueden ser acusados de tres tipos de delitos, entre ellos, podría ser lavado de dinero, aunque no quiso revelar más detalles para no entorpecer la investigación.

Lo que dejo claro Martínez es que esta investigación es independiente a la que ha llevado a cabo la Federación Salvadoreña de Fútbol (FESFUT) y la mayoría estaría relacionados con el tema de mafias.

Resultado de los allanamientos

El operativo, desarrollado entre ayer por la noche y ahora por la madrugada, se centró en los municipios de Soyapango, Mejicanos y San Salvador, así como en Metapán y Santa Ana, en el occidente del país.

La primera vivienda allanada por la policía y el ministerio público fue la del portero Miguel Montes, ubicada en el municipio de Soyapango, de donde la FGR y la PNC extrajeron computadoras, ipads, y todos aquellos documentos que sean prueba necesaria para esclarecer el caso de amaños de partidos.

Asimismo, en la vivienda de Eliseo Quintanilla, los agentes confiscaron facturas, documentos y equipo tecnológico, entre estos un celular.

Sin embargo, el actual portero del equipo Alianza no se encontraba en su vivienda a la hora del procedimiento, solamente se encontraban sus hijos y una señora que los cuidaba.

En Santa Ana, el primer procedimiento policial se ejecutó en la vivienda de José Alfredo Pacheco, actual jugador del Isidro Metapán.

Pacheco sí se encontraba en su casa cuando se presentaron los agentes del ministerio público y la policía, quienes procedieron a interrogarlo sobre las acusaciones que pesan sobre él y sus compañeros.

A cargo del operativo en Soyapango estuvo el jefe de la Unidad de Intereses del Estado de la FGR, Julio Arriaza.

En total son cuatro los partidos que están siendo investigados por las autoridades. Estos son: El Salvador contra Estados Unidos, disputado el 24 febrero de 2010; El Salvador ante D. C. United; El Salvador contra México, el único partido de carácter oficial, disputado el 3 de julio de 2012 en la Copa Oro; y finalmente el disputado el 6 de febrero, en el que El Salvador se enfrentó a Paraguay. En todos esos partidos la selección fue derrotada.

Ayer en horas de la noche la Federación Salvadoreña de Fútbol (FESFUT) decidió suspender a 22 jugadores durante 30 días, mientras se continúa con las investigaciones.

Los jugadores suspendidos son Luis Anaya, William Osael Romero, Ramón Alfredo Sánchez Paredes, Cristian Castillo Martínez, Eliseo Quintanilla, José Miguel Granadino, Miguel Ángel Montes, Dagoberto Portillo Gamero, Rodolfo Zelaya, Víctor Turcios, Carlos Monteagudo, Dennis Jonathan Alas, José Alfredo Pacheco, Marvin René González Leiva, José Mardoqueo Henríquez Dubón, Carlos Carrillo Chopin, Darwin Bonilla Salgado, Rodrigo Alejandro Martínez, Reynaldo Antonio Hernández Villegas, Ramón Ulises Sánchez, Benji Villalobos y Émerson David Umaña.