Reunión. El ministro de Seguridad, Ricardo Perdomo, aseguró que ha ordenado se brinde seguridad policial en actividades religiosas que congregan a pandilleros. No se comprometió a no capturar.

La Policía Nacional Civil (PNC) ha ofrecido, en reiteradas ocasiones, custodia policial “pasiva” a las reuniones de más de 500 pandilleros que forman parte de eventos religiosos organizados por la Red Nacional de Pastores y Líderes para el Desarrollo de El Salvador Torre Fuerte (RNP), en los municipios de Soyapango, Ilopango y San Martín.

Las cartas que piden garantía de que la PNC no capture a nadie el día de los eventos han sido dirigidas al subdirector de la policía, Mauricio Ramírez Landaverde; al exviceministro de Seguridad Douglas Moreno, cuando asumió como encargado del despacho del ministerio; y también al recién nombrado ministro en el cargo, Ricardo Perdomo.

Las solicitudes enviadas el 27 de mayo, el 11 y 20 de junio expresan: “Apreciable ministro, de manera especial le solicitamos su apoyo para una actividad cristiana evangélica (…) en la que pretendemos congregar a una buena cantidad de miembros de pandillas, razón por la cual le solicitamos girar instrucciones a la PNC para que se nos proporcione seguridad en el evento y la garantía de no capturar a nadie ese día”.

De acuerdo con el firmante de la solicitud y presidente ejecutivo de la RNP, Nelson Benjamín Valdez, las actividades forman parte del pacto social que las iglesias realizan con la población y las pandillas, el mismo pacto del que habla el ministro de Seguridad.

“Cuando habla el ministro Perdomo y dice ‘lo que nosotros necesitamos es un pacto social’, es el proyecto Jesús de nosotros, porque el de nosotros es una reconciliación y un acercamiento con la población salvadoreña”, afirmó Valdez, quien detalló que cuenta con los permisos correspondientes de la PNC y del Ministerio de Seguridad para desarrollar “legalmente” las actividades.

Perdomo confirmó que en los eventos se ha proporcionado “presencia policial pasiva”, en la cual varios agentes, sin especificar el número, se encuentran vigilantes de cualquier disturbio o si se comete algún delito, pese a que en el artículo 345 del Código Penal se condena la conformación en una agrupación, asociación u organización ilícita, así como también está contemplado en la Ley de Proscripción de Maras, Pandillas, Agrupaciones, Asociaciones y Organizaciones de Naturaleza Criminal, que afirma que se debe capturar a una persona por el hecho de ser pandillero.

Ante ello, el ministro de Seguridad afirmó que no se habían comprometido ante la red evangélica a no proceder y no capturar a los pandilleros que se congregaran en las actividades. “¿Qué les decimos nosotros? Seguro que les damos la presencia policial pasiva; no obstante, en todo momento se actuará de acuerdo con los procedimientos normales establecidos en apego a la ley y conforme a la misión que la Constitución de la República establece a la PNC, es decir, si se captura, si allí llega alguien que miramos que tiene orden de captura, lo haremos”, manifestó el funcionario.

“Nosotros no le podemos decir a nadie ‘ya porque usted está en una iglesia no lo podemos capturar, no’. En eso sí vamos a ser estrictos y somos claros: el que viola le ley, lo vamos a capturar, esté donde esté”, aseguró.

Sin embargo, en la práctica es otra realidad. Fuentes policiales de las subdelegaciones y puestos policiales donde se han realizado las concentraciones de pandilleros afirman que hasta la fecha, luego de varios encuentros, no han realizado ninguna captura; además, confirmaron que no han brindan seguridad a los eventos.

Eso se pudo constatar. El pasado viernes 27 de junio varios pandilleros se reunieron como parte de las actividades religiosas de la RNP en la comunidad Las Vegas, Soyapango. La actividad inició a las 4 de la tarde, pero finalizó sin la presencia policial. El día siguiente también fue programada una reunión masiva en la cancha de la colonia San Fernando, siempre en Soyapango. Pese a que la PNC conocía de la actividad, tampoco programó un dispositivo de seguridad en la zona.

Según los organizadores de las actividades religiosas, los tres municipios del triángulo oriente de San Salvador forman parte de la prueba piloto. Posteriormente se trasladarán a municipios aledaños, entre ellos, San Marcos, dijeron.

Hasta la fecha, la RNP ha integrado 900 pandilleros de 20 colonias de Soyapango, mientras que en San Martín existen congregados 800 pandilleros que provienen de 18 colonias. Actualmente trabajan en zonas de Ilopango, centros penitenciarios, hospitales y otras zonas del país.

Sobre este tema LA PRENSA GRÁFICA consultó a la Alianza Evangélica de El Salvador, pero el director ejecutivo, Kevin Fonseca, aseguró que no pudo contactar a los representantes de la institución para emitir opinión.