Precariedad. Varios oficiales de la PNC consultados dijeron que han tenido que reducir los patrullajes preventivos ante la falta de combustible para las patrullas. La versión oficial, en cambio, niega cualquier carestía.

A la DECO
Fuentes policiales confirmaron que el caso del juez Juan Carlos Cárcamo fue retomado por la división de la PNC que investiga los secuestros.
Agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) destacados en diferentes regiones del país denunciaron ayer que enfrentan serios problemas para realizar sus labores por falta de combustible.

Personal operativo del nivel básico, medio y superior consultados por LA PRENSA GRÁFICA, que pidieron no ser identificados, aseguraron que la escasez comenzó a afectarles desde finales de septiembre, cuando la Subdirección de Administración y Finanzas disminuyó la entrega de los cupones de diésel y gasolina para los carro patrulla y los vehículos particulares utilizados para las diligencias de investigación.

“En los últimos dos meses hemos recibido menos del 25% del combustible asignado normalmente, muchos investigadores se están moviendo en sus propios carros”, dijo ayer un oficial del área de investigación.

LA PRENSA GRÁFICA ha sido testigo en dos ocasiones, en los últimos dos días, que agentes de la Policía no han podido trasladar a acusados a audiencias en el Juzgado de Paz de Antiguo Cuscatlán debido a la carencia de combustible. Los tanques de las patrullas estaban vacíos. Miembros del Cuerpo de Agentes Metropolitanos de Antiguo Cuscatlán hicieron los traslados.

“Puntos fijos”

Para disminuir el consumo de combustible, los jefes policiales ordenan colocar las patrullas en “puntos fijos” para mantener vigilancia. “Los delincuentes saben que tenemos crisis, lo único que nos queda es que la comunidad nos apoye con combustible”, agregó un jefe policial.

Jefes policiales de oriente del país aseguraron que las autoridades de la PNC les comunicaron, en una reunión reciente, que el presupuesto para la compra de más combustible se ha terminado.

Pese a las denuncias, la respuesta oficial de la PNC, a través de la secretaría de comunicaciones, es negar la precariedad.

Misma postura tomó el ministro de Justicia y Seguridad Pública, David Munguía Payés. “Yo no he escuchado hablar todavía al director (PNC) que no tiene gasolina para el patrullaje, lo que usted me está diciendo no es cierto; hasta el momento no hemos tenido problemas de combustible”, señaló, ayer.

El ministro agregó: “No se están quedando las patrullas, esa información no es precisa; no sé de dónde la han sacado”.

A la escasez de combustible denunciada por el personal operativo de la PNC se suma el impago del bono de alimentación al personal operativo, correspondiente a octubre y noviembre, el cual, en teoría, reciben a principios de cada mes.

A diferencia del combustible, el director de la PNC, Francisco Salinas, sí ha reconocido problemas financieros para el pago del bono.