Los pandilleros Ángel Otense Alfaro Arévalo y Mario Ernesto Vásquez fueron sentenciados a 14 y 10 años de prisión, respectivamente, por extorsionar a transportistas del municipio de San Vicente.

Los delincuentes exigían a las víctimas que pagaran una “renta” de $200 semanales para no ser víctimas de atentados contra su vida, y contra sus unidades.

Los dos imputados fueron detenidos en flagrancia el año pasado en una casa abandonada de la colonia Primavera de la ciudad San Vicente, después de haber recogido el dinero producto de la extorsión.

Los dos pandilleros fueron perseguidos por agentes policiales cuando intentaron evadir la captura.

A Alfaro Arévalo se le decomisaron los $200 que acababa de recibir producto de la extorsión y un revólver calibre 38 milímetros, por lo que fue procesado y condenado a 10 años de cárcel por el delito de extorsión y a cuatro años más por la tenencia ilegal de armas.

Mientras que Vásquez fue sentenciado a 10 años de cárcel, solamente por el delito de extorsión.