Indagación
Según la FGR, los policías imputados trasladaron al hombre herido a dos centros asistenciales sin informar que ellos habían disparado contra él.
El Juzgado Especializado de Instrucción de Santa Ana procesó ayer a tres agentes policiales por el delito de homicidio agravado y a otro más por encubrimiento en el delito de homicidio. El juzgado resolvió, al final de la audiencia, cambiar el delito de homicidio por encubrimiento debido a que la Fiscalía General de la República (FGR) no ha logrado determinar cuál de ellos disparó.

El jefe fiscal de la región occidente, Mario Martínez Jacobo, explicó que el caso data del 24 de diciembre de 2011 cuando Fidel Ángel Hernández Alarcón se conducía en una motocicleta en la calle principal del cantón Zacamil del municipio de Candelaria de la Frontera (Santa Ana).

Hernández se habría encontrado con una patrulla policial al paso. Los agentes le mandaron voz de alto, según Martínez Jacobo. El motociclista se detuvo, pero después arrancó nuevamente. “Entonces fue cuando uno de los policías le dispara y la víctima cae de la motocicleta”, dijo ayer el jefe fiscal.

Según la hipótesis de la FGR, los agentes policiales procesados, José García Martínez, Álex Torrento Girón y Juan Ramírez Martínez, habrían llevado a Hernández hacia el FOSALUD de Candelaria de la Frontera y, posteriormente, al Hospital San Juan de Dios, sin aclarar que ellos le habían disparado.

Hernández falleció el 26 de diciembre en el hospital santaneco.

La fiscalía también acusó al agente Luis Ríos por encubrimiento. La FGR aseguró que este negó a investigadores que ese día algún agente hubiera patrullado con fusiles. En el registro del puesto policial no constaba que el 24 deciembre hubieran salido fusiles. “Pero algunos testigos nos entregaron casquillos que quedaron en el lugar, y al cotejarlos corresponden a un fusil Galil asignado al puesto”, agregó el jefe fiscal. La FGR no ha logrado individualizar cuál de los agentes policiales habría disparado.

El Juzgado Especializado de Instrucción de Santa Ana resolvió ayer que, al existir esa duda, los dos principales sospechosos, Ramírez Martínez y García Martínez, continuarán procesados bajo detención, pero no en un centro penitenciario, sino en una delegación policial. Los otros agentes acusados también continuarán procesados, pero únicamente con medidas restrictivas a la libertad.

Matan a policía

Ayer por la noche se conoció que un agente de la PNC fue asesinado en Sensuntepeque, Cabañas.

El incidente también involucró a un retén policial. El agente Érick Alberto Mejía Salazar hizo señal de alto a un vehículo que no se detuvo. El acompañante del conductor disparó y mató a Mejía. La PNC no realizó capturas.