Cobro. SIPAGO prevé cambiar el sistema de cobro en 4,642 unidades del AMSS; SUBES, en cambio, asegura que son 4,597.

Los empresarios del transporte Genaro Ramírez, de AEAS, y Catalino Miranda, de FECOATRANS, no se oponen a la implementación del cobro de pasaje por medio de tarjeta electrónica, pero sí desconfían de la administración que hacen los dirigentes de la empresa Sistema de Tarjeta Prepago (SIPAGO), principal impulsora del proyecto.

“Nosotros los descalificamos completamente, ya que ahí hay personas que no son transportistas, que lo que únicamente pretenden es lucrarse del resto de los transportistas y eso es lo que no vamos a permitir”, dijo Ramírez.

Considera que SIPAGO no cuenta con el apoyo de la mayoría de transportistas y que “no pueden obligar a nadie a pertenecer a una empresa”.

En caso de que se les obligue por la vía administrativa, acudiría a la Corte Suprema de Justicia.

Por su parte, Miranda denuncia la falta de información de parte de la dirigencia de SIPAGO, aun cuando él mismo es accionista de la empresa y fue nombrado director ejecutivo.

Asegura que han tenido reuniones con diferentes empresarios de rutas del Área Metropolitana de San Salvador (AMSS), en las que abordaron el tema del cambio en el sistema de cobro.

“El proyecto (tarjeta prepago) goza de un total respaldo de las empresas del transporte, pero no un total respaldo para los que, hoy por hoy, están administrando el proyecto”, dijo Miranda.

Comentó que ante la falta de acceso a información decidió ausentarse de la dirección de SIPAGO y está valorando poner su renuncia definitiva.

Al reincorporarse a la mesa de diálogo con el Viceministerio de Transporte (VMT), buscarían que los empresarios sean accionistas directos del Sistema Integrado de Transporte del Área Metropolitana de San Salvador (SITRAMSS) y no la SIPAGO.

“Mientras no sea transparente y tenga estos personajes oscuros y en detrimento de la economía de nuestro sector, creo que las cosas van a ser muy difíciles”, enfatizó.