Trabajadores. Cientos de trabajadores se concentraron en las afueras del ingenio El Carmen mientras se realizaba la inspección que determinará si este puede ser reactivado.

Doce años
El ingenio El Carmen fue cerrado hace 12 años por un conflicto con el Banco de Fomento Agropecuario (BFA) que dejó sin su fuente de trabajo a cientos de trabajadores que esperan que la empresa sea reactivada.
Más de un millar de extrabajadores del ingenio El Carmen, situado en el cantón El Sunza del municipio de Izalco (Sonsonate), permanecieron el miércoles pasado en las afueras del ingenio, mientras autoridades judiciales hacían una inspección para determinar si las instalaciones y la maquinaria existentes están aptas para volver a reactivarse.

Personal de la Fiscalía General de la República (FGR), del Juzgado Noveno de Paz de San Salvador y representantes del Banco de Fomento Agropecuario (BFA), además del empresario Enrique Rais, propietario del ingenio, ingresaron en las instalaciones para analizar el estado de la maquinaria y determinar si esta puede continuar operando.

El representante de los extrabajadores del ingenio El Carmen, Remberto Repreza Santamaría, dijo que el empresario aboga porque sea reabierto y con ello apoyar a los campesinos que esperan una plaza de forma directa en la próxima zafra.

“Esperamos que el resultado sea favorable para nosotros y que al final se pueda reabrir el ingenio que era nuestra fuente de trabajo”, señaló Repreza.

A ninguna comisión de los extrabajadores se le permitió el ingreso a las instalaciones junto a las demás autoridades. La inspección de las instalaciones se extendió hasta horas de la tarde.

Repreza señaló que el ingenio fue cerrado hace 12 años y con ello se terminó la fuente de trabajo de miles de campesinos de la zona.

En repetidas ocasiones personas a cargo del ingenio han querido extraer maquinaria del ingenio y de la planta de alcohol, pero los exempleados se han opuesto y desde hace dos años han permanecido en vigilancia las 24 horas para impedir cualquier anomalía.

Ellos consideran al ingenio como patrimonio y en repetidas ocasiones han exigido al Gobierno intervenir para que se abra esa fuente de trabajo.

Los extrabajadores dijeron que esperan que las autoridades den el aval para que sea abierto, pues de lo contrario iniciarán una serie de protestas.

Al cierre de esta nota no se conoció si las expectativas de estos se cumplieron o las instalaciones continuarán cerradas en sus operaciones.

Repreza aseguró que el resultado de la inspección será conocido dentro de cinco a ocho días, y se mostró esperanzado que el dictamen de las autoridades sea favorable para ellos.