IV etapa. Con recorrido matutino de 50 kilómetros, ayer se realizó la IV etapa de la Vuelta Ciclista a El Salvador. Esta prueba estuvo libre de accidentes.

En una demostración de potencial físico, la olímpica y mundialista italiana Noemi Cantele ganó ayer la IV etapa de la Vuelta Ciclista femenina a El Salvador.

El recorrido fue de 50 kilómetros; salió de Apopa, Quezaltepeque, laguna de Chanmico, El Jabalí y se escaló El Boquerón, donde estuvo instalada la meta de llegada.

A cinco kilómetros del final, Candele; Veronique Fortin, de Canadá; Ana Sanabria, de Colombia; Alena Amialiusik, de Bielorrusia; Dalia Muccioli, de Italia; y Serika Guluma, de Colombia, se enfrascaron en un sprint final.

Aquí, tan cerca de la meta, Candele sacó a relucir su condición física, se despegó del grupo y terminó cronometrando 2 horas, 5 minutos y 14 segundos para sacar una ventaja de 47 segundos al segundo lugar, Veronique Fortin.

En el tercero y con el mismo tiempo (52 segundos de desventaja) entraron Sanabria, Amialiusik y Muccioli.

Con respecto a la máxima referente local, Évelyn García, también estuvo en la pelea, pero cuando faltaban seis kilómetros, antes del Mirador, pinchó la llanta delantera e hizo necesaria la asistencia mecánica –que duró de 30 a 40 segundos que al final pesaron mucho en sus aspiraciones de subir al podio.

No obstante y sacando el coraje cuscatleco, hizo un esfuerzo adicional en busca de una buena ubicación final y efectivamente, se ubicó 8.ª, a 1 minuto con 44 segundos del primer lugar, arriba de la brasileña Clemilda Fernandes –una de las figuras de esta vuelta–, que entró 10.ª, a 2:29 de la triunfadora.

Por lo inclinado del trayecto, la parte más dura fueron los últimos kilómetros del Boquerón, donde las ciclistas tuvieron que recurrir al máximo de sus reservas físicas para no abandonar.