Proceso. La fiscalía espera estar recuperando las osamentas a finales de febrero para luego iniciar con la prueba genética (ADN) para identificar a las víctimas.

Luego de solventar una serie de dificultades para la construcción de una zanja paralela a un pozo con restos humanos, de 52 metros de profundidad, la Fiscalía General de la República (FGR) proyecta concluir la excavación el primer trimestre del año, dijeron autoridades de la institución.

El pozo fue localizado a finales de 2010 en la comunidad Nuevo Israel del cantón Joya del Zapote, en Atiquizaya (Ahuachapán).

Fuentes fiscales explicaron que semanas atrás se recibió el apoyo de parte del Ministerio de Obras Públicas (MOP) al facilitar maquinaria pesada para continuar con los trabajos que se realizan en el lugar.

Se confirmó que el personal que opera estas maquinarias está siendo costeado por el Comando de Ingenieros de la Fuerza Armada que desde hace meses ha contribuido con las labores de excavación de diferentes maneras.

De acuerdo con estimaciones de la fiscalía, si el trabajo continúa de manera permanente y sin interrupciones, a finales de febrero podría extraerse las primeras osamentas y muy posiblemente un mes después, a través de exámenes de ADN, se podría confirmar algunas identidades de los fallecidos.

Preocupación

Una de las mayores preocupaciones de la fiscalía es que los trabajos se prolonguen más de lo debido y de nuevo, como en años anteriores, se vean afectados por la temporada de lluvias.

“En años pasados el invierno nos ha minimizado los trabajos en el área porque nunca hemos dejado de trabajar, pero sí es latente y nuestro mayor temor es que volvamos a prolongar los trabajos por las lluvias”, dijo uno de los fiscales.

Testigos criteriados habrían confirmado a las autoridades que en el fondo del pozo fueron lanzados los cadáveres de al menos 12 víctimas de homicidio.

A la fecha por estos crímenes 25 presuntos pandilleros están siendo procesados por la fiscalía en el Juzgado Especializado de Sentencia de Santa Ana acusados de homicidio agravado y asociaciones ilícitas.

La fiscalía aseguró que hasta el momento la jueza de la causa aún no ha notificado cuándo se iniciará el juicio que fue aplazado el 18 de diciembre pasado.

El aplazamiento se dio luego de que algunos defensores solicitaron más tiempo al juzgado debido a que, según ellos, no tenían disponibles las pruebas de descargo a favor de sus clientes.