Foto por

Caminar. Ir un fin de semana a caminar en una zona montañosa les permitirá disfrutar del aire libre y ejercitarse de manera diferente.

1 de 3
  • Caminar. Ir un fin de semana a caminar en una zona montañosa les permitirá disfrutar del aire libre y ejercitarse de manera diferente.

  • Bicicleta. Qué mejor que un paseo en bicicleta para liberar endorfinas y pasar un buen momento con su pareja.

Caminar. Ir un fin de semana a caminar en una zona montañosa les permitirá disfrutar del aire libre y ejercitarse de manera diferente.
 
Algunas actividades físicas que pueden compartir en pareja para salir de la rutina son las siguientes:
Hay quienes son conscientes de que desde que comenzaron una relación sentimental han adquirido unas cuantas libras de más, ya que quizá dejaron de ir al gimnasio o salen a comer, pero hay otros que no se han detenido a pensar en esto. Este mes, cuando se celebra el amor y la amistad, es un buen momento para pensar en si se está llevando una vida saludable en pareja.

“Alimentación correcta, descanso, actividades recreativas, responsabilidad personal, actitud mental positiva, hábitos de higiene y prevención forman parte de una vida saludable”, dijo la nutricionista Johanna de Samayoa.

La especialista agregó: “Si bien las variaciones de peso dependen de cambios metabólicos ligados a condiciones intrínsecas de cada individuo, no hay duda de que la vida en pareja conlleva cambios en la conducta alimentaria que, sumados a factores culturales, contribuyen a que las parejas suban de peso”.

Debido a lo anterior, es necesario que las parejas modifiquen algunos hábitos y adquieran otros que les serán beneficiosos para el bienestar de su cuerpo. Por ejemplo, un fin de semana pueden escaparse a una montaña y caminar durante 30 minutos o un domingo pueden dar un paseo en bicicleta. Con eso no solo ejercitarán su cuerpo, sino que pasarán un buen momento juntos. Quizá uno de los dos tendrá que hacer más presión al otro.

Otro aspecto importante es el nutricional. “Al comer comida casera se controla de una manera más ordenada el tamaño de la porción y la cantidad de grasa y azúcar que se le añade a la comida. Agradarse con comidas preparadas amorosamente implica que sea conveniente al cuerpo y envía un mensaje importante de cuidarse uno al otro”, concluyó la nutricionista.