Ante los reiterados problemas de salud del rey se ha especulado con la idoneidad de que abdicara en favor del príncipe Felipe, de 45 años.

El rey Juan Carlos de España fue dado de alta el sábado de un hospital seis días después de haber sido operado exitosamente de hernias de disco en la región lumbar.

Al subirse al asiento del pasajero en el automóvil que le llevó de regreso a casa, el monarca de 75 años agradeció su paciencia a los periodistas que esperaban, diciéndoles que se sentía muy bien y no le dolía la espalda. Es la cuarta operación del rey en 12 meses, y la duodécima a la que se ha sometido en su vida.

Juan Carlos se operó la cadera en noviembre y ha sufrido otros problemas de salud en los últimos dos años, incluida una operación de una rodilla y la extracción de un tumor benigno en un pulmón. Ha sido un año complicado para el monarca, cuyo yerno, Iñaki Urdangarin, está bajo investigación por presunta malversación de millones de dólares.