Foto por

Temazcal, un legado ancestral náhuat-pipil, ofrece aromaterapia e hidroterapia. Disponible para turistas.

1 de 4
  • Temazcal, un legado ancestral náhuat-pipil, ofrece aromaterapia e hidroterapia. Disponible para turistas.

  • Tazumal, ubicado en la ciudad de Chalchuapa, Santa Ana, tendrá actividades en el marco del Baktun XIII.

  • Sitio arqueológico. Joya de Cerén es uno de los atractivos que puede visitar como parte de la ruta.

  • Otro destino. San Andrés espera a los turistas para que conozcan parte del legado histórico que resguarda.

Temazcal, un legado ancestral náhuat-pipil, ofrece aromaterapia e hidroterapia. Disponible para turistas.
“El Salvador es un país muy rico en arqueología, junto con Guatemala y México, está considerada una de las arqueologías más bellas del mundo”, apuntó el guía principal del sitio arqueológico Tazumal, Guillermo Rodríguez. Con esta riqueza arqueológica y también en historia, la Ruta Maya representa uno de los principales lugares turísticos para salvadoreños como extranjeros, sobre todo para aquellos que disfrutan conocer la cultura de los antepasados.

En el marco de la celebración del Baktun XIII, los sitios arqueológicos que conforman la Ruta Maya se preparan para el gran evento. El cambio de era que este implica da lugar a una época más espiritual, según explicó Rodríguez. Aunque para él, lograr este cambio requiere que cada ser humano haga un esfuerzo. El sitio arqueológico será el escenario principal para presenciar la celebración de este cambio de era.

El montículo dominante de Tazumal, el BI-I, tiene una altura de 23 metros. Este sitio se encuentra ubicado en la ciudad de Chalchuapa, departamento de Santa Ana. En el museo que se encuentra en Tazumal se pueden encontrar diferentes vestigios de las personas que en el pasado habitaron este histórico lugar.

Quienes desean visitar este parque arqueológico y centro de interpretación, también pueden visitar la iglesia Santiago Apóstol de la ciudad de Chalchuapa.

Otro sitio arqueológico que forma parte de la Ruta Maya es Joya de Cerén, ubicado en el departamento de La Libertad. Los vestigios de la vida cotidiana que hubo en este sitio no eran muy diferentes de las formas de subsistencia que aún se dan en algunas zonas de El Salvador. Por ejemplo, las familias sembraban milpas, huertos caseros, jardines y árboles frutales. Algunas formas de decoración que se daban en ese momento incluían huesos de animales.

Joya de Cerén fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO el 8 de diciembre de 1993. Este sitio arqueológico, como los demás que forman parte de la Ruta Maya, son administrados por la Secretaría de Cultura de la Presidencia, por medio de la Dirección Nacional de Patrimonio Cultural. En este mismo sitio se encontró un temazcal del siglo XIV donde hacían sus ceremonias espirituales; en la actualidad, el Ministerio de Turismo construyó una réplica de ese legado maya para exhibición de los visitantes.

Otro sitio lleno de historia sobre antiguos habitantes de estas tierras es San Andrés. Ubicado también en el departamento de La Libertad, este ha recibido hasta 3,000 turistas en un día, explicó uno de los guías, Juan Ramón Bonilla.

San Andrés cuenta con el descubrimiento de un obraje de añil, actividad que durante algunos años fue uno de los principales pilares de la economía de El Salvador. “Este sitio tiene cinco excavaciones parciales, en este momento se están haciendo otros estudios, pero esto lleva mucho tiempo. Pueden pasar meses y los avances no son muy perceptibles, esto debido al cuidado que se requiere”, explicó Bonilla.

Tazumal, Joya de Cerén y San Andrés forman parte de la Ruta Maya de El Salvador. Sitios llenos de historia y cultura. Como dijo el periodista, historiador y escritor polaco Ryszard Kapuscinski: “La historia responde simplemente a la pregunta: ¿por qué?” Algo básico para saber quiénes somos y de dónde venimos.