Labor. Rafael Salguero, miembro del comité ejecutivo de la FESFUT, habló con LA PRENSA GRÁFICA sobre lo que podría pasar luego de la sanción impuesta por la FESFUT a 22 jugadores.

En plática con LA PRENSA GRÁFICA, Rafael Salguero, director miembro del comité ejecutivo de la Federación Internacional de Fútbol Asociado, aseguró que luego de conocida la inhabilitación provisional para 22 jugadores salvadoreños dentro de la investigación que la FESFUT realiza por amaños de partidos, la FIFA tendrá que ratificar lo determinado –tanto ahora como dentro de 30 días– por la institución rectora del balompié nacional.

El guatemalteco aclaró que cada situación tiene la autonomía que le da FIFA a las 208 asociaciones afiliadas. Reiteró que el caso de El Salvador tiene similitud con el de los tres jugadores guatemaltecos que fueron suspendidos de por vida por amaños de partidos en la selección mayor del vecino país. “Acá, en Guatemala, FIFA solo examinó el proceso de cómo se había llevado a cabo todo y ratificó todas las sanciones”, explicó el directivo chapín.

Por otra parte, el dirigente de FIFA indicó que la figura del cohecho –conocer de ofrecimientos para amaños y no comunicarlo oportunamente– también quedará a criterio del tribunal de la FESFUT en cuanto a las sanciones. “Dependerá de los jueces, qué pruebas estén aportadas, cuáles fueron los hechos. Ese es un tema de cada tribunal que juzga y son ellos los que tienen la potestad (para imponer las sanciones)”, recalcó el dirigente guatemalteco.

Los seleccionados nacionales Rodolfo Zelaya, Dagoberto Portillo, Darwin Bonilla y Mardoqueo Henríquez confesaron que se reunieron con mafiosos en Washington para amañar el juego ante el D. C. United en 2010. Sin embargo, según los jugadores, el arreglo no se produjo.