El periódico británico The Guardian solicitó el jueves a la justicia de su país un interdicto que proteja los materiales que incautó el gobierno al compañero sentimental de uno de sus periodistas, quien ha escrito artículos sobre documentos secretos revelados por Edward Snowden, un ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

Los abogados de David Miranda, el compañero del periodista del Guardian Glenn Greenwald, dijeron que los artículos incautados contenían información confidencial.

La solicitud al Tribunal Superior busca impedir que el gobierno "inspeccione, copie o comparta" los datos.

Funcionarios británicos le quitaron a Miranda computadoras, memorias portátiles y otros elementos electrónicos cuando fue detenido e interrogado durante nueve horas en el Aeropuerto Internacional de Heathrow, según disposiciones de la Ley Antiterrorista británica.

"La confidencialidad, una vez que se pierde, nunca puede restablecerse", dijo la abogada Gwendolen Morgan en una declaración.

"Si no se otorga un alivio interino, entonces el demandante probablemente padecerá un prejuicio irremediable, al igual que las otras fuentes periodísticas cuya información confidencial está contenida en el material requisado".

Los abogados de Miranda sostuvieron que necesitan la orden por 14 días o hasta que pueda tener lugar una solicitud de revisión judicial del asunto.

Sin embargo, el abogado que representa a la policía, Jonathan Laidlaw, aclaró que los detectives ya están explorando las decenas de miles de páginas de material digital.

"Lo que ha sido inspeccionado contiene, en opinión de la policía, material altamente delicado, cuya divulgación sería gravemente perjudicial para la seguridad pública y por lo tanto la policía ha iniciado una investigación penal", dijo.

"Hay una razón absolutamente convincente para permitir que continúe esta investigación", añadió. La policía de Londres sostuvo que la demora a que fue sometido Miranda fue "sensata desde el punto legal y de procedimiento".

La secretaria del interior, Theresa May, justificó a la policía aduciendo que los agentes actuaron correctamente si "creyeron que alguien tenía en su posesión material hurtado, altamente delicado, que pudiera ayudar a terroristas o que pudiera desembocar en la pérdida de vidas".

Greenwald ha escrito sobre programas de la Agencia (NSA por sus siglas en inglés) en Estados Unidos empleando material filtrado por Snowden, quien ahora goza de asilo temporal en Rusia.

El gobierno de Barack Obama quiere que Snowden sea juzgado en Estados Unidos a causa de las revelaciones. Miranda, de 28 años, regresaba a su hogar en Brasil desde Alemania, donde se reunió con Laura Poitras, una cineasta estadounidense que ha trabajado con Greenwald en el caso de la NSA.