Tres personas resultaron heridas ayer después de que un hombre armado que entró en el Hospital St. Vincent de Birmingham (Alabama) fue abatido por los disparos de la policía, tras abrir fuego en el centro de salud, informó la policía estatal.

El portavoz de la Policía aseguró que los tres heridos, otro agente y dos empleados del hospital están fuera de peligro pese a que fueron alcanzados por los disparos.

El portavoz añadió que la policía recibió una llamada que advertía de que un hombre armado había entrado en el hospital ayer en la mañana.

Cuando el hombre fue confrontado por la policía, comenzó a disparar, momento en el que uno de los agentes policiales le disparó y lo mató.

El suceso se produjo 24 horas después de que Estados Unidos vivió la segunda peor masacre de su historia tras la matanza el viernes de 27 personas en una escuela elemental en Newtown (Connecticut), 20 de las víctimas, niños. Las autoridades desconocen por qué el hombre entró armado en el centro sanitario.